A medida que avanza la jornada nacional de vacunación contra el Covid, se empieza a presentar un nuevo rebrote de contagios en algunas regiones del país, que empieza a preocupar a las autoridades sanitarias, porque se ha vuelto a presentar un desbordamiento en el uso de las UCI, que empieza a amenazar seriamente el sistema de salud. No podemos confiarnos en la vacunación que está adelantando el gobierno nacional, que, a final del pasado mes de marzo, se había llegado a la cifra de dos millones de vacunados. Es cierto que estamos cansados de esta tragedia sanitaria que ha provocado durante los últimos 12 meses este diminuto virus mortal y muchos sectores poblacionales, empiezan a comportarse como si todos estuviéramos vacunados.

El coronavirus, todavía sigue deambulando por el ambiente. No forma todavía parte de la historia. Sigue latente en medio de nosotros, por lo cual, no se descartan nuevos brotes de contagios. Durante la semana santa, estamos viendo la tragedia social y económica que está presentando algunas ciudades del país. No se pueden repetir los episodios que están ocurriendo en otros países del mundo. Citando un solo ejemplo, Chile, es la Nación más exitosa en Latinoamérica en las jornadas masivas de vacunación, que, a la fecha, están superando el 15% del total de la población chilena. Pero el aumento de contagios ha provocado que el gobierno nacional, haya tomado la decisión de mantener una cuarentena total.

La situación en Colombia no es muy distinta, en una población que más que duplica a la chilena: las autoridades de salud colombianas identificaron 11.449 casos confirmados y 192 muertes nuevas por Covid, de acuerdo con el boletín emitido por el Ministerio de Salud el jueves anterior. Hasta la fecha, se han registrado 63.614 fallecimientos. Hemos vuelto a las cifras presentadas en el mes de enero pasado. En El Huila, el boletín No. 377, se presentaron 72 contagios. Afortunadamente no se notificaron casos de fallecimientos.

Debe insistirse que la situación de pandemia no ha sido superada en ninguna parte del país y que debe haber el compromiso de todos para cambiar la realidad, pero eso solo se logrará avanzando en la vacunación y extremando los cuidados mínimos de seguridad: tapabocas, distanciamiento y cero aglomeraciones generadas por el comercio, los ambientes laborales y el entretenimiento.

Se necesita prudencia. Dos picos han dejado enseñanzas y experiencias para aplicar a favor de todos. Lo que queda claro es que la pandemia sigue presente y las conocidas medidas de bioseguridad siguen siendo las más efectivas para frenarlo. Estamos atravesando un momento complejo. Lo que queda claro es que la pandemia sigue presente y las conocidas medidas de bioseguridad siguen siendo las más efectivas para frenarlo.