Tres especialistas en «experimentos naturales», el canadiense David Card, el estadounidense-israelí Joshua Angrist y el estadounidense-holandés Guido Imbens, obtuvieron el premio Nobel de Economía.

El trío «nos brindó nuevas ideas sobre el mercado laboral y mostró qué conclusiones se pueden sacar de experimentos naturales en términos de causas y consecuencias», explicó el comité Nobel en un comunicado.

«Su planteamiento se extendió a otros ámbitos y revolucionó la investigación empírica», señaló el jurado del «premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en recuerdo de Alfred Nobel», el último galardón que cierra la semana de los Nobel.