DIARIO DEL HUILA, ANÁLISIS

Por: Rolando Monje Gómez

Desde hace 35 años no se actualiza la normativa que regula el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat) lo que podría cambiar en 2021 con el proyecto de ley que ya se discute en el Congreso de la República. La propuesta ya fue aprobada por unanimidad en la Cámara de Representantes y se prepara para encarar el mismo trámite legislativo en el Senado.

El tema plantea varias modificaciones en su operación y funcionamiento y tiene cuatro puntos fundamentales que buscan, principalmente, beneficiar a la ciudadanía ya que es de alta importancia pues de los 16 millones de vehículos que transitan por las calles del país, alrededor de 7,6 millones (47,5%) lo hacen sin este requisito.

De acuerdo con el representante Aquileo Medina, ponente y coautor del proyecto, esta iniciativa tiene cuatro puntos fundamentales, aunque se resaltan los estímulos a los buenos conductores para que tengan descuentos en el pago de esta póliza.

Algunas de las novedades

La ley quiere premiar a los buenos conductores, una novedad en materia legislativa. Aquellas personas que no incurran en accidentes recibirán un descuento progresivo en el pago del Soat hasta el quinto año de uso. Su objetivo es promover un buen comportamiento frente al volante dando algunos incentivos, como los descuentos.

Estos descuentos funcionarán de la siguiente manera. Habrá una ayuda de 15% en el pago del seguro cuando los ciudadanos no reporten accidentes de tránsito; si en los dos años inmediatamente anteriores no utilizó el seguro, el valor de descuento aumenta a 20%. Luego de tres años sin uso, se incentivará la compra con un descuento de 25%. Al cuarto y quinto año, si el conductor no reporta accidentes, podrá acceder a descuentos de 30% y 35%, respectivamente.

Según el articulado, si al momento de adquirir el Soat el usuario no registra accidentes en el último año, tendría un deducible del 15 %, que sería progresivo en el tiempo hasta totalizar un 35 % si en los antecedentes no hay apunte de siniestro en los últimos cinco años. Es decir, el beneficio incrementa 5 % por cada 12 meses sin percances hasta completar el tope máximo.

De esta manera, incentivando a los conductores, se busca promover mejores hábitos de manejo cuando se está frente al volante y así reducir el número de accidentes de tránsito.

Así mismo, conforme a la propuesta, se acudiría al uso de tecnología para atender más ágilmente los choques simples que obstruyen las vías por largos periodos. El Soat se reestructurará para mejorar la movilidad mediante el uso de drones, pues los choques simples que congestionan las vías serán atendidos de forma inmediata y gratuita, por lo que las autoridades podrán valerse de drones para dictaminar los casos en menos de 20 minutos y descongestionar las vías rápidamente.

nuevo soat

En Colombia solo 3,6 millones de motocicletas se encuentran amparadas con un seguro obligatorio y la meta es la reducir ese 41% de esos vehículos que no cumple con el requisito.

La ley quiere establecer otras herramientas técnicas y tecnológicas, además del apoyo aéreo a través de drones, como plataformas virtuales y equipos móviles, que servirán para hacer un análisis confiable y recolectar los datos de las causas probables de la colisión y al posible responsables del hecho vial.

Con la nueva reglamentación, que busca modificar las disposiciones de la Ley 769 de 2002, se propone una ampliación de cobertura del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, especialmente de los servicios que presta al ciudadano, extendiendo el alcance del seguro para que, sin ningún costo adicional, los daños materiales (latas) de las colisiones simples entre los vehículos también sean cubiertas por el Soat. Este nuevo ítem no está en la actualidad y se beneficiarían cerca de 10 millones de colombianos.

Fin a comisiones excesivas

Dentro de las propuestas fundamentales que busca el articulado está la de terminar con las comisiones excesivas, pues según la ponencia del proyecto son miles los intermediarios que venden el seguro bajo altos porcentajes de comisión. La ponencia explica que uno de los objetivos consiste en mermar los costos asociados a la intermediación durante la adquisición del seguro.

Con la nueva ley se busca terminar con la práctica de las comisiones desmesuradas. En el país se encuentran más de 22.000 intermediarios que venden el Soat y muchas de estas empresas captan hasta 25% del valor que pagan los usuarios para asegurarse.

La idea consiste en que las aseguradoras reciban 5 % del total por la venta, mientras que el 20% restante será destinado a fortalecer los servicios ofrecidos por el seguro, como edificar una mejor atención en materia de salud cuando haya accidentes o buscar una mayor cobertura del servicio para estimular la adquisición del seguro obligatorio.

De esta forma se puede incentivar una mejora del Soat y reducir así el porcentaje de conductores que no lo adquieren, dentro de los cuales los propietarios de motocicletas son el grupo mayoritario de evasores del seguro obligatorio.

La meta con la iniciativa, es alcanzar una mayor cobertura del servicio y así estimular la adquisición del Soat. En Colombia solo 3,6 millones de motocicletas se encuentran amparadas con un seguro obligatorio y la meta con las nuevas disposiciones es la reducir ese 41% de esos vehículos que no cumple con el requisito de la adquisición del seguro obligatorio. Se ha calculado que el total de conductores que obvian la compra del seguro representan una pérdida en recaudación de casi dos billones de pesos.

Con los incentivos que plantea la nueva normatividad, se buscaría disminuir las cifras de evasión en el Soat, toda vez que, al citar datos del Registro Único Nacional de Tránsito (Runt), 7,6 millones de los 16 millones de vehículos registrados allí no cuentan con este seguro de carácter obligatorio, equivalente al 47,5 % del parque automotor documentado en el país.

Entidades como el Ministerio de Transporte, la Superintendencia Financiera y la Agencia Nacional de Seguridad Vial presentarán ante el Congreso de la República un informe especificando el estado y los avances del país en temas de seguridad vial, además de la evasión en la adquisición del seguro. Reporte que deberá ser presentado dentro de los tres primeros meses de cada año.

El proyecto no modifica las sanciones. En el país no debe circular ningún carro sin el seguro vigente y no tenerlo significa la retención del vehículo hasta su adquisición.

La Superintendencia de Transporte hace acompañamiento, tanto a los empresarios como a los usuarios, con el fin de fomentar la legalidad, transparencia y sobre todo la formalidad. Adicionalmente, luego de seis meses de promulgada la ley el Gobierno Nacional presentará el plan de acción con relación al Soat.

El Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, Soat, fue creado mediante la Ley 33 de 1986, con el fin de garantizar los recursos que faciliten la atención integral para las víctimas de accidentes de tránsito, de acuerdo con unas coberturas definidas. De este modo toda la sociedad colombiana, tanto conductores, pasajeros o peatones se ven beneficiados.

Hablan los aseguradores

Dentro de los cambios al seguro, establece el proyecto que, sin ningún costo adicional para el usuario, el Soat cubra los daños materiales en caso de choques simples: pequeños accidentes de latas que hoy solo los pueden cubrir los conductores que tienen una póliza privada.

Este punto es el que, precisamente, tiene preocupadas a las aseguradoras porque consideran que se vería afectada la venta de sus exclusivos seguros todo riesgo, ya que hay conductores que pagan grandes cantidades de dinero y nunca se accidentan o apenas sufren choques simples, que ahora serían cubiertos por el nuevo Soat.

Fasecolda, gremio de las aseguradoras en Colombia, reconoció que el Soat debe actualizarse, sin embargo muestra preocupación frente a los puntos incluidos en el proyecto de ley que irá al Senado, en razón a una disminución en los recaudos que inquieta la atención a las cerca de 700.000 personas víctimas de accidentes de tránsito al año en Colombia.

Adicionalmente, también generan duda los recursos que se destinarían a la reparación de latonería y el manejo de los lesionados con la nueva metodología tecnológica.

Extender la vigencia de la póliza cuando no se haga uso de esta, según Fasecolda, el efecto es aún peor, pues se debe tener en cuenta que, en promedio, del total de pólizas de Soat vigentes en un año, solo alrededor del 10 por ciento hacen uso de esta, por lo que se le daría descuento a cerca del 90 por ciento de los vehículos asegurados.

Esto quiere decir que, en esa gran bolsa de recursos se generaría un vacío en recursos de tal magnitud que sería imposible pretender cubrirlo con recargos a los que sí usaron el seguro y eso llevaría a una insuficiencia de recursos que terminaría acabando con este seguro, que cubre a todos los habitantes del país. Además, tendría un efecto adverso sobre los recursos para la Adres y la ANSV.

El 45 por ciento de los recursos que se recaudan a través del Soat se destinan principalmente al sistema general de salud a través de la Adres y el 55 por ciento restante es lo que se utiliza para cubrir los siniestros y la operación del ramo. El Soat es un instrumento a través del cual se recaudan anualmente alrededor de dos billones de pesos, que se transfieren directamente al Sistema Nacional de Salud y, cerca de 87.000 millones de pesos, a la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

 

¿Cómo se paga la atención a las víctimas?

El Soat funciona como una gran bolsa de recursos en la que se necesitan los aportes de la totalidad de los tomadores del seguro, pues es imposible cubrir tal magnitud solo con los que se siniestran.

Para recaudar los recursos necesarios y poder atender los siniestros y la operación del ramo, de manera apenas suficiente, cada año la Superintendencia Financiera de Colombia hace los análisis técnicos pertinentes para determinar la tarifa de dicho seguro.

Así, en la medida que se necesiten menos recursos para atender los siniestros, la tarifa del seguro se reduce (como sucedió con la tarifa de 2021, que se redujo frente a la de 2020), y si aumentan las exigencias de recursos ya sea por mayor número de víctimas en un año o mayor costo de la atención en salud, la tarifa deberá aumentar para que esa gran bolsa de recursos alcance.

El Soat cubre las atenciones en salud de cerca de 700.000 víctimas de accidentes de tránsito cada año y el valor de estas atenciones supera los 1,6 billones de pesos anuales. Las víctimas pueden ser conductores, pasajeros o peatones y a cada uno se le garantiza que el Soat cubra sus atenciones en salud hasta por 24 millones de pesos, sin importar si fue responsable o no del accidente, o si en un solo choque resultaron 1 o 50 personas lesionadas: cada una cuenta con esos recursos para su recuperación, o en caso de fallecimiento, sus familiares recibirán una indemnización cercana a los 23 millones de pesos.