DIARIO DEL HUILA, CIENCIA

Por Europa Press

La masa de todos los materiales producidos por el hombre (hormigón, acero, asfalto, etc.) ha crecido hasta igualar la masa de toda la vida en el planeta, su biomasa.

Según un nuevo estudio en el Instituto de Ciencias Weizmann, estamos en este punto de inflexión, y los humanos estamos agregando nuevos edificios, carreteras, vehículos y productos a un ritmo que se duplica cada 20 años, lo que lleva a una «jungla de cemento», que se prevé que alcance más de dos teratoneladas (es decir, dos billones), o más del doble de la masa de los seres vivos, para 2040.

El estudio, publicado este 9 de diciembre en Nature y realizado en el grupo del profesor Ron Milo del Departamento de Ciencias Vegetales y Ambientales en Weizmann, muestra que a principios del siglo XX, la «masa antropogénica» producida por humanos equivalía a apenas alrededor del 3% de la biomasa total.

  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Gmail

«¿Cómo pasamos del 3% a una masa equivalente en poco más de un siglo? No solo los humanos hemos cuadriplicado nuestro número en los años intermedios, las cosas que producimos han superado con creces el crecimiento de la población: hoy, en promedio, por cada persona en el mundo, se produce una cantidad de masa antropogénica mayor que su peso corporal cada semana», según se expone en un comunicado.

El repunte se observa notablemente a partir de la década de 1950, cuando los materiales de construcción como el hormigón y los agregados se volvieron ampliamente disponibles.

En la «gran aceleración» que siguió a la Segunda Guerra Mundial, espaciosas casas unifamiliares, carreteras y edificios de oficinas de varios pisos se extendieron por los EE.UU., Europa y otros países. Esa aceleración ha estado en curso durante más de seis décadas y esos dos materiales, en particular, constituyen un componente importante del crecimiento de la masa antropogénica.

«El estudio proporciona una especie de instantánea de ‘panorama general’ del planeta en 2020. Esta descripción general puede proporcionar una comprensión crucial de nuestro papel principal en la configuración de la faz de la Tierra en la era actual del Antropoceno», dice Milo.

Y agrega: «El mensaje tanto para los responsables políticos como para el público en general es que no podemos descartar nuestro papel como pequeño en comparación con la enorme Tierra. Ya somos un jugador importante y creo que eso conlleva una responsabilidad compartida»,

Refiriéndose a la dinámica de los materiales hechos por el hombre en nuestro mundo como un «metabolismo socioeconómico», el estudio invita a una mayor comparación con la forma en que los materiales naturales fluyen a través de los ciclos vivientes y geológicos del planeta. «Al contrastar la masa y la biomasa creadas por el hombre durante el último siglo, enfocamos una dimensión adicional del creciente impacto de la actividad humana en nuestro planeta», dice el coautor Emily Elhacham.

FOTOS: iStock