Diario del Huila

Octavio, peluquero desde 1989, ha visto evolucionar las peluquerías en Neiva

Jun 26, 2021

Diario del Huila Inicio 5 DH Crónica 5 Octavio, peluquero desde 1989, ha visto evolucionar las peluquerías en Neiva

DIARIO DEL HUILA, CRÓNICA

Por: Hernán Galindo

Octavio Ramírez Gaviria nació en Acevedo en el sur del Huila hace 54 años. Junto a sus padres Benigno Ramírez y Ana Isabel Gaviria y cinco hermanos, vivió los primeros 19 años de vida en la que considera una etapa tranquila y feliz de su existencia. Allí curso su primaria y hasta el bachillerato.

Es precisamente en esa etapa, siendo muy joven que se inicia en el oficio de peluquero. “Mi padrastro tenía una peluquería y a él le aprendo. Al principio los primeros clientes fueron mis compañeros de estudio a los que no les cobraba. Luego poco a poco me fui puliendo y ya entonces cobraba por mi trabajo” cuenta haciendo memoria sobre esos días de su vida.

Al terminar el bachillerato, sale apto para el servicio militar por lo que se debe trasladar a Neiva en donde cumple con este servicio a la patria. A la par la familia se traslada a la capital del Huila, pero ocurre un hecho que le da un giro inesperado a su vida.

“Mi madre y mi padrastro se separan por lo quedo al frente de la familia. Entonces busco cómo ubicarme a trabajar en algo distinto a la peluquería, pero termino laborando en las más reconocidas barberías de la época en la ciudad. Esto es en el año de 1989 y desde entonces vivo en Neiva. De ahí en adelante me meto de lleno en la peluquería. Por tiempo por espacio no puedo dedicarme a hacer una carrera profesional, tengo que ver por mi mamá y mis hermanos”, agrega.

Recuerda que muy joven le toca asumir responsabilidades para ayudar a sacar adelante a sus hermanos, hoy en día disfruta de ellos y goza de un gran aprecio de parte de ellos.

Una de las primeras peluquerías en las que trabajó fue la conocida peluquería Patarroyo qué aún existe. La última vez que supo de su ubicación quedaba en el edificio Camilo Perdomo, pero se trasladaron y le perdió la pista. Otra barbería que se llamaba Para Mí, fue también lugar en el que laboró en sus comienzos. Los dueños eran de Suaza, municipio vecino al de su nacimiento por lo que hicieron una gran amistad.

Octavio identifica a la barbería y peluquería Nueva York como la más antigua y de mayor trayectoria en Neiva. Una de las sillas de su actual negocio, la ha adquirido precisamente de los dueños cuando desaparece la Nueva York.

Ramírez Gaviria se independiza debido a situaciones económicas en donde trabajaba. “Analizamos estas circunstancias con un tío, tomamos la determinación y decido independizarme. Son 18 años trabajando en la ciudad con mi hermano Jesús Hernando Yagüe, que, aunque es más joven en el oficio alcanzó a profesionalizarse y es quien me acompaña en la peluquería que está enfocada en el servicio a caballeros, sean niños, jóvenes o adultos”, cuenta.

Hace nueve años a través del Sena y por iniciativa del estado se profesionalizaron y certificaron como técnicos en peluquería. Esto les da garantías para ejercer su profesión en cualquier parte en donde exista acuerdo con el Sena, incluso fuera del país.

Para este hombre tranquilo y que tiene claro su roll en la vida, hoy en día la peluquería es un consultorio, de ideas, de personajes, de diferentes situaciones de la vida. “Nosotros nos volvemos médicos, psicólogos y hasta consejeros sentimentales, porque el cliente llega y comenta todas las situaciones que está viviendo, lo que le sucede en su entorno. Entonces hay un ambiente que termina siendo muy familiar en el trato. Llegan noticias políticas,  de deportes,  sociales  etc. De todo se habla en la peluquería”, comenta.

La pandemia les cambio la forma de atender a la clientela, ahora es con cita previa y por agenda. También cambió el ambiente en la peluquería. “Estos tiempos por lo de la pandemia ya no podemos tener la misma cantidad de gente por las políticas de protección eso nos ha dado duro. Además, nos afectamos económicamente, los que somos organizados tuvimos que gastarnos los ahorros”, reflexiona.

Octavio Ramírez que es feliz en su profesión como peluquero tiene claro que se puede vivir de esta y cualquier profesión si se es organizado en lo económico y en lo familiar. Así lo sostiene este padre de dos hijas; Natalia de 24 años, ingeniera industrial que trabaja en Bogotá y de Catalina que hace octavo en el José Martí de Neiva. Son fruto de la unión con su esposa Orfa Nelly Tapiero.

Por su negocio han pasado actores como Pedro Rendón, gobernadores, alcaldes como; Pedro Suárez, Carlos Julio González, Carlos Mauricio Iriarte entre otros. ¿Cómo anécdota final refiere que para un San Pedro llegó un señor a peluquearse, su señora no se aguantó y le preguntó usted es Pipe Peláez? Efectivamente era Pipe Peláez, se tomaron fotos al tiempo que se rieron de la situación.

Junto a su hermano Hernando prestan servicio a caballeros, jóvenes y niños.

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto