DIARIO DEL HUILA, INTERNACIONAL

Infobae

En el primer trimestre de 2021 hubo 113 enfrentamientos armados, 306 homicidios y 77 personas desaparecidas en los estados venezolanos Zulia, Táchira, Apure, Bolívar y Amazonas, que conforman la frontera con Colombia, así como en el caribeño Falcón, informó la ONG Fundaredes.

“Un total de 306 homicidios, 77 personas desaparecidas y 113 enfrentamientos armados ocurrieron durante el primer trimestre del 2021 en los estados Zulia, Falcón, Táchira, Apure, Bolívar y Amazonas”, escribió Fundaredes en su cuenta de Twitter, donde mostró los datos que ha obtenido en su informe llamado Curva de la Violencia.

Estas cifras “evidencian el alarmante incremento de la criminalidad en los estados fronterizos” de Venezuela con Colombia, donde numerosas denuncias ubican la presencia de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), disidentes de las FARC y bandas herederas del paramilitarismo del país andino.

Según los datos difundidos por Fundaredes, “muchas de las personas que realizan un desplazamiento interno”, huyendo de los enfrentamientos, “son víctimas de desapariciones a manos de grupos armados irregulares que los someten a trabajos forzosos”.

Por otra parte, denunciaron que “la violencia se incrementa con el accionar de los organismos de seguridad del Estado venezolano, bandas criminales y grupos armados irregulares”.

En el noroccidental estado Zulia, la asociación registró 146 homicidios, por lo que se mantiene como el más violento, seguido por Bolívar, con 56 víctimas, Táchira (40), Falcón (35), Apure (23) y Amazonas (6). Durante el año 2020, siempre según los informes de Fundaredes, hubo 1.613 homicidios, 208 desapariciones o secuestros y 555 enfrentamientos armados en la misma región que incluye Falcón, un estado caribeño, vecino del Zulia en el que también han denunciado la presencia de grupos guerrilleros de origen colombiano.

En el estado Apure comenzaron, el pasado 21 de marzo, combates entre militares y un grupo armado identificado por varias asociaciones, entre ellas Fundaredes, como disidentes de las Farc. En esos enfrentamiento, murieron ocho militares y nueve “terroristas”, según el balance oficial ofrecido por el Ministerio de Defensa de Venezuela, que no identificó al grupo armado que combate pese a que fuentes castrenses difundieron fotografías con las siglas y el logo de la antigua guerrilla de las Farc.

Por otra parte, denunciaron que “la violencia se incrementa con el accionar de los organismos de seguridad del Estado venezolano, bandas criminales y grupos armados irregulares”.

Por otra parte, denunciaron que “la violencia se incrementa con el accionar de los organismos de seguridad del Estado venezolano, bandas criminales y grupos armados irregulares”.

Venezuela reforzará presencia militar en frontera con Colombia tras combates

El régimen de Nicolás Maduro ordenó, el pasado lunes 5 de abril, la implementación de un plan especial que incluye el reforzamiento militar en localidades del estado Apure, fronterizas con Colombia.

Asimismo, adelantó que la estrategia además contará con la participación de “fuerzas revolucionarias” para apoyar el objetivo de “desalojar” a los grupos armados colombianos de territorio venezolano.

“El plan que he aprobado para reforzar toda la presencia del estado venezolano, de las fuerzas revolucionarias y de la Fuerza Armada Nacional bolivariana en territorio en conflicto en Apure es un plan especial que arranca precisamente el martes. Vamos con todo, por la defensa de nuestra tierra que no es para sembrar minas ni matar venezolanos”, manifestó Maduro.

Caber recalcar que este lunes, el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, confirmó que ocho militares han muerto durante los combates en una zona fronteriza con un grupo de disidentes de las FARC.

“Hasta el presente se han dado nueve bajas de estos grupos terroristas y, lamentablemente, hemos sufrido la pérdida de ocho compañeros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”, señaló Padrino.

Durante el operativo se han desactivado 16 minas antipersona instaladas por el grupo armado que, reconoció, ha afectado a soldados y “medios terrestres del Ejército”, además de desmantelar seis campamentos.

Por su parte, Tamara Taraciuk, subdirectora interina para las Américas de Human Rights Watch (HRW), se refirió a los combates en la frontera que se están presentando entre militares venezolanos y guerrilleros de las disidencias de las Farc.

“Encontramos que las violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen en Apure siguen el patrón de abusos cometidos con total impunidad en Venezuela: ejecuciones, detenciones arbitrarias y torturas”, expresó a través de su cuenta de Twitter. Y agregó: “Más evidencia para la Corte Penal Internacional”.

En su tuit, Taraciuk hizo referencia a un artículo del New York Times que enfatiza en que el régimen de Maduro lanzó “su mayor campaña militar en décadas”, al tiempo de que miles de personas huyen del país por el conflicto.