jueves, 27 de julio de 2017
 
OPINIÓN/ 2017-01-11 09:03

Congreso mundial

Margarita Suárez Trujillo

Escrito por: Margarita Suárez Trujillo
 | enero 11 de 2017

El Huila se consolida como cultivador de pasifloras, frutas con gran potencial exportador. Las estadísticas señalan que somos primeros productores a nivel nacional de tres de ellas: maracuyá, granadilla y cholupa, ésta última con denominación de origen. Así mismo, Neiva como capital del sur colombiano, apunta a convertirse en la más destacada ciudad de eventos en la región. Durante los días 15, 16 y 17 de marzo se realizará en el Centro Empresarial Los Lagos de Comfamiliar, el III Congreso Latinoamericano y I Mundial de Pasifloras, organizado por Cepass, prestigioso Centro de Desarrollo Tecnológico, orgullosamente creado en el Huila. Hay que aplaudir la gestión desarrollada por la ingeniera Marisol Parra Morera, directora de la entidad, quien como una hormiguita trabaja todo el tiempo para lograr que el Huila frutícola exportador sea una realidad. Su labor durante varios años impulsando las pasifloras y recientemente el cultivo de uva, ha permitido confirmar la potencialidad de nuestras tierras para el desarrollo frutícola. Cepass ha propulsado la inversión agrícola, impulsando apuestas empresariales y sobretodo fomentando desarrollos tecnológicos que permitan el éxito de los cultivos. Casi todo está inventado, es cuestión de conocer las experiencias exitosas y hacer la respectiva transferencia de tecnología. De allí la importancia del Congreso que se avecina, al cual vendrán expertos de prestigio internacional, a compartir sus conocimientos y mecanismos para implementarlos de manera apropiada en nuestro clima y tierras. La experiencia del desierto de Perú, donde hay 20 mil hectáreas de frutales en una zona que se creía improductiva, es digna de analizar. Empresarios locales y entidades multinacionales como Walmart e Ingenio Manuelita, tienen grandes extensiones de tierra produciendo fruta para sus unidades de negocio. Eso nos ha abierto los ojos a los huilenses sobre lo que puede lograrse en áreas desérticas del norte del departamento. En Tello, gracias al impulso de Cepass y de un grupo de empresarios, se comenzó a sembrar uva, con lo que se evitará que heredemos a nuestros descendientes un desierto improductivo.  En cuanto al Congreso mundial, quedamos atentos al desarrollo de tan importante evento.