viernes, 18 de agosto de 2017
OPINIÓN/ Creado el: 2016-10-29 08:52

Cumbre Iberoamericana

Editorial

Escrito por: Editorial | octubre 29 de 2016

Cartagena es el foco de atención de América, porque desde ayer, se está llevando a cabo la edición XXV de la Cumbre Iberoamericana, con la participación de catorce Jefes de Estado, representaciones diplomáticas y empresarios del resto de países que conforman el bloque que integran este esquema de integración. Los asistentes están debatiendo algunos temas relacionados con el fortalecimiento de la integración del mismo. Pero se discutirán por separado de la agenda oficial, un tema que a todos los tienen preocupados: la crisis económica y política que se está presentando en Venezuela. Asiste por primera vez el rey Felipe VI de España, que permitirá crear las condiciones para establecer un mayor vínculo comercial entre los países de América latina y la Península Ibérica. Para el pueblo colombiano es de vital importancia, por las oportunidades que tienen, para entrar sin visa a dichas naciones, a partir de la presente vigencia. Igualmente será el escenario propicio para buscar el respaldo internacional al proceso de renegociación que se está desarrollando en la Habana Cuba, entre el gobierno nacional y las Farc, que conduzca a definir y poner en marcha el Acuerdo Definitivo de Paz, que se firmó el pasado 24 de agosto.

Esta Cumbre ocurre en medio de muchas incertidumbres que se han venido presentando en los últimos años a ambos lados del Atlántico. Todos conocemos los lazos de amistad que poseen nuestros pueblos que se encuentran ubicados entre éste y el otro lado del Océano Atlántico.  La crisis financiera que se presentó a finales de la anterior década, dejó grandes secuelas en el bienestar de los españoles y portugueses, que irradiaron su problema a otros países del bloque de la Unión Europea. Nuestras naciones han venido sintiendo más la crisis por el decrecimiento de los comodities o materias primas que exportamos, lo cual ha generado una disminución de sus presupuestos que impiden asumir mayores compromisos a nivel externo, a través de los diálogos que se han venido generando en el medio diplomático. Además, la interinidad de 10 meses del presidente Mariano Rajoy, ha generado una oleada de contradicciones políticas en ese país Ibérico. Además, la incertidumbre que se han generado en los países latinos, están a la orden del día. Cada vez son mayores las turbulencias políticas. En el Brasil, la salida de Dilma Rousseff del Palacio de Planalto, por los presuntos casos de corrupción en Petrobras, ha polarizado la opinión pública brasilera, que explica la ausencia del presidente encargado Michel Temer a este evento iberoamericano. La situación del hermano país de Venezuela, que se ha convertido en problema diplomático, porque sus países amigos han tomado la decisión de alejarse del mismo. Con este panorama se está llevando a cabo esta Cumbre. Esperemos sus resultados.