<ins data-revive-zoneid="2" data-revive-id="e0f695b1b9e71c7e090345072026c701"></ins>
jueves, 20 de julio de 2017
 
OPINIÓN/ 2016-11-14 08:44

El acuerdo de la esperanza

Editorial

Escrito por: Editorial | noviembre 14 de 2016

Desde que se conocieron los resultados del Plebiscito que se llevó a cabo el pasado 2 de octubre, cuando se conoció la victoria electoral del No, la sociedad civil junto al gobierno nacional, la oposición y las Farc, emprendieron acciones para buscar nuevamente consensos que condujeran a buscar una salida renegociada al Acuerdo de Paz con la guerrilla. En la noche del ´anterior sábado, el presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón anunció al país, que se ha logrado renegociar un nuevo Acuerdo de Paz con las Farc. Expresaba que “su reacción fue convocar a un gran diálogo nacional por la unión y la reconciliación. Su objetivo era claro: escuchar las voces de todos los colombianos, recoger sus esperanzas y sus preocupaciones sobre el acuerdo”. Luego de intensas jornadas con los voceros del No y los promotores del Sí, se recopilaron las propuestas para ser llevados a la mesa en la Habana Cuba, lográndose plasmar nuevamente un nuevo documento que refleja la voluntad de los voceros del grupo insurgente para buscar una salida definitiva al conflicto armado en Colombia de más de 50 años.

Es indispensable que los promotores del No, depongan sus intereses ideológicos para superar los famosos inamovibles que estaban condensados en el pasado Acuerdo de Paz que se había refrendado el pasado 24 de agosto en Cartagena, pero que fueron abordados y analizados en la renegociación que acaba de terminar. Vale la pena manifestar que los voceros del No, estuvieron permanentemente informados sobre el desarrollo de las conversaciones que se adelantaban con las Farc. Se lograron precisiones, ajustes y cambios en 56 de los 57 temas abordados. Por primera vez en la historia republicana del país, todos los actores sociales e institucionales, participaron mediante el aporte de ideas y reiteraron apoyo al acuerdo, aportaron sus ideas y propuestas para ajustar el mismo. Temas como el respeto a la propiedad privada, a la iniciativa privada y que nadie se expropie por fuera de la Ley ya vigente; las inversiones del posconflicto se harán con respeto al principio de sostenibilidad fiscal que se amplió de 10 a 15 años; en la justicia transicional, los que no sean responsables de crímenes graves, tienen la posibilidad de obtener la terminación de los procesos que hoy los pueda afectar; el partido de las Farc, tendrá el mismo tratamiento de los demás movimientos políticos, son entre otros los principales aspectos que se pudieron plasmar en el nuevo Acuerdo de Paz que ha sido denominado el Acuerdo de la Esperanza. La comunidad internacional ha respaldado este nuevo pacto que busca la consolidación de la reconciliación nacional con este grupo insurgente. Vale la pena apostarle a la hora de la unión y al bienestar de todos los colombianos.