miércoles, 26 de julio de 2017
 
OPINIÓN/ 2016-11-14 08:50

Tenemos nuevo acuerdo de paz

Ana María Rincón Herrera

Escrito por: Erick Rojas | noviembre 14 de 2016

Más de 41 días tuvieron que pasar para que los colombianos tuviéramos un nuevo acuerdo de paz, el cual aplaudimos todos a excepción de unos pocos. Después de escuchar la alocución presidencial fueron varias las conclusiones que dejó el Presidente.

Cuando gano el No en el Plebiscito el objetivo fue claro: escuchar las voces de todos los colombianos, recoger sus esperanzas y sus preocupaciones sobre el acuerdo. También las propuestas de ajustes y cambios para lograr un nuevo, un mejor acuerdo de paz con la guerrilla. Era indispensable lograr un acuerdo renovado y rápido. El cese al fuego es frágil. La incertidumbre genera temores y aumenta los riesgos de echar este inmenso esfuerzo al traste.

Fueron más de 500 propuestas de todos los sectores: sociales, religiosos, víctimas, partidos políticos. Se agruparon en 57 temas para la discusión con la guerrilla de las Farc. Todos, absolutamente todos, fueron discutidos a profundidad con las representantes de las Farc y defendidos por la delegación del gobierno con total lealtad y fidelidad a lo expresado por los diferentes sectores.

Mi total reconocimiento a los negociadores del Gobierno Nacional y a los de las Farc. La disciplina y disposición a escuchar y reconocer las ideas distintas permitieron desbloquear las negociaciones y encontrar soluciones.

Los cambios presentados fueron los siguientes: Algo que más reclamaron los colombianos era que las Farc entregaran sus bienes y la plata que tengan disponible para reparar las víctimas. Eso se logró. Las Farc tendrán que declarar y entregar todos sus bienes, so pena de perder los beneficios, y se usarán para reparar a las víctimas. Se estableció además, y eso fue otra petición de partidarios del no, que el tiempo que pasen en las zonas veredales Transitorias de Normalización, se les tendrá en cuenta como parte de la sanción, siempre y cuando en ese período desarrollen actividades de reparación.

Además una petición expresa era que se pusiera un límite de tiempo a la Jurisdicción Especial de Paz. Eso también se logró. Funcionará hasta por 10 años y sólo podrán recibir solicitudes de investigación durante los 2 primeros años. Otro tema que exigieron muchos de los del No era que no hubiera jueces extranjeros. Eso también se eliminó. Todos serán colombianos y tendrán las mismas calidades de los magistrados de nuestras cortes.

Por solicitud de los diferentes sectores políticos del Sí y del No, se redujo desde el primer año en 30% la financiación al partido de las Farc para que quede en igualdad de condiciones con los demás partidos.  Uno de los temas más delicados en todos los acuerdos de paz, es el de la protección de los reincorporados a la vida civil. En Colombia hemos sufrido especialmente ese drama. Por eso en el acuerdo se creó una comisión de protección y garantías de seguridad, en la que tenían participación las Farc.

“Invito a todos los colombianos, a los promotores del Sí y del No, a que le demos una oportunidad a la paz con este nuevo acuerdo”, resaltó Santos Calderón y eso debemos hacer los colombianos.