jueves, 01 de octubre de 2020
Opinión/ Creado el: 2020-08-10 01:11

OTRO PASO  HACIA  EL PODER  HEGEMÓNICO COMUNISTA

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 10 de 2020

Por: Ariel Peña

Con la detención del expresidente Álvaro Uribe,  se están cumpliendo las orientaciones de  uno de los principales exponentes del marxismo cultural, el italiano Antonio Gramsci(1891-1937),que planteaba: “la conquista del poder cultural es previa a la del poder político y esta se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados orgánicos infiltrados en los medios de comunicación, expresión y universitarios”, por lo que indudablemente se tiene que  concluir, que las fuerzas totalitarias comunistas que han realizado ese trabajo de  infiltración en Colombia por  más de 6 décadas, han obtenido  resultados importantes en la rama Judicial  y en otros sectores de la vida nacional.

El comunismo con sus diferentes grupos y movimientos, al seguir las enseñanzas del italiano, busca alcanzar la hegemonía del Estado para retenerlo por siempre, siguiendo una estrategia de desgaste en contra de su enemigo, que en este caso es la democracia, con una  “guerra de posiciones”, para ello no  interesa la opinión pública, ni  tampoco las mayorías nacionales, debido a que las masas simplemente se utilizan o desechan de acuerdo a las circunstancias, y de esa manera es como se construye el poder hegemónico comunista.

Con lo anterior queremos significar que la campaña electoral en el 2022, no  debe de ser únicamente para las votaciones, sino que los demócratas la tienen que convertir desde ya, en una lucha ideológica, para ir desenmascarando  a las fuerzas totalitarias  comunistas, sus  idiotas útiles y   aliados que  se mueven de acuerdo a los apetitos, porque en las actuales circunstancias la mejor forma de defender la libertad es  disipando ambigüedades.

De manera  que los partidos de la llamada izquierda no pueden continuar con engañifas, ocultándose en una democracia  liberal, que buscan destruir, refiriéndose específicamente a los partidos y movimientos que en Colombia hacen parte de la  internacional comunista del foro de Sao pablo, que entre otras cosas respalda absolutamente a las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua, por lo que en sana lógica no se pueden catalogar de democráticos a quienes ni con los   hechos ni con  las palabras  condenan a semejantes satrapías en Latinoamérica.

Y específicamente nos referimos en lo que respecta al foro de Sao pablo,  al partido Alianza Verde, Polo Democrático Alternativo y los movimientos que acompañan al senador Gustavo Petro, aunque hay  otros que no  vale la pena mencionar(la información se encuentra en la página web del foro de Sao Pablo). Entonces es bueno que los dirigentes de  las facciones mencionadas  pongan las cartas sobre la mesa,  en vista de que es una paradoja ser marxista y al mismo tiempo proclamarse demócrata, sabiendo que indiscutiblemente el principal fundamento comunista es el de la dictadura; lo que dice a las claras que dichos sectores no están con la democracia, sino que simplemente la usan para sus objetivos estratégicos.   

Por eso desde ahora y sin ambages, las fuerzas republicanas deben desarrollar una intrépida batalla ideológica en contra de todos los grupos totalitarios que siguen al esperpento marxista leninista; denunciando en primer lugar los más de 140 millones de asesinatos que han cometidos los regímenes marxistas y sus bandas armadas en el último siglo, en donde desde luego Colombia también  ha sido víctima del comunismo totalitario que creó varias organizaciones terroristas  en la década de  los sesenta, para la toma del poder, que después se convirtieron también en narcotraficantes  como parte de la combinación de todas las formas de lucha.

Es  cuestión de humanidad denunciar al marxismo leninismo, como una secta genocida y burocrática, cuyos integrantes se creen predestinados para someter a los demás mortales a sus instintos insanos, porque siguen las supersticiones del materialismo histórico y la inevitabilidad, que  considera a los seres humanos como simples  cosas que son conducidos  por las élites comunistas al “paraíso socialista” sin hacer ningún cuestionamiento, lo que ofende la dignidad de la especie humana.

Hay que superar ese rezago ideológico que partidos democráticos han tenido en las últimas décadas, para enfrentar los dogmas del comunismo totalitario, que con sus diferentes disfraces timan a los incautos, en especial a la juventud que al desconocer la historia es presa fácil de embaucadores, que   muestran  entelequias alienando mentes ilusas que luego son utilizadas para llevar a cabo el bloque de poder hegemónico comunista(dictadura), en donde la principal víctima es la gente joven que termina sin futuro y pidiendo limosna, como le ocurre a la mayoría de   muchachos venezolanos, de ahí que la juventud colombiana tiene ese espejo para no dejarse engañar de quienes viven proclamado  “ el cambio”, que en realidad es una simple treta, a la que acude el comunismo para llevar a los pueblos a la esclavitud.

Así que la detención del expresidente Uribe Vélez, es un paso más del  programa político comunista para nuestro país; y en esas condiciones hay que pasar a la ofensiva ideológica, con miras a  no permitir que la nación caiga en el 2022 en las garras del totalitarismo, que está al acecho para dar los últimos zarpazos, aplastando la  libertad.