Por: José Eustacio Rivera Montes

El pacto histórico liderado por Gustavo Petro y la coalición de la esperanza encabezada por el partido verde y otros sectores autodenominados de centro representan el voto castigo y la ciudanía cansada del tradicionalismo y el viejo poder. Son sectores con el mismo rumbo y sentir ciudadano, hoy parecen dos frentes de batalla y las redes sociales su principal ring. ¿El motivo? Quien debería ser el candidato que represente este amplio sector, y los más de 10 candidatos que buscan consolidarse.

Unos argumentan que Petro Urrego representa un extremo radical de la izquierda, o tal vez Sergio Fajardo no le perdona los dardos constantes a la ambigua tesis de centro que cada vez se agudiza o se aleja a la realidad. Lo cierto es que mientras empezaba a consolidar la candidatura de Camilo Romero ex gobernador de Nariño como candidato muy fuerte del partido verde, cambian las reglas de juego para darle tiempo a Carlos Andrés Amaya ex gobernador de Boyacá, que se encuentra fuera del país adelantando sus estudios de maestría. Decisión que no cayó muy bien en los verdes, y donde se sigue dividiendo entre quienes a Petro en una consulta amplia y los que no quieren que este en tal consulta alternativa.

Mientras Alexander Bernal senador del Polo democrático y el senador Roy Barreras recientemente expulsado por el partido de la U, ingresan a la consulta del pacto histórico convocada por Petro, se dividen más las cobijas entre estos dos sectores en donde la gente espera más que una consulta para la escogencia de un candidato. Sergio Fajardo que empieza a liderar algunas encuestas, no lo reciben los verdes a tal consulta, y Juan Manuel Galán no toma decisiones precisas de cómo vaya a jugar. Alejandro Gaviria, del que se tenía gran expectativa, vuelve anunciar un rotundo no a su aspiración presidencial.

Siempre la derecha ha salido abante con sus candidatos presidenciales, a quienes dicen que es la derecha más organizada de sur américa, pues es tanto que nunca han soltado el poder. Los puntos que hoy divide a los alternativos es una simple cohesión. Un acuerdo que no deja avanzar. ¿Cuál es el miedo de aceptar a Petro, Fajardo, Romero, Galán, De la calle en una sola consulta? Que gane quien mejor tenga sus bases y estructuras.

Romero tiene gran aceptación de sectores de izquierda, centro e inclusos de la derecha, tiene una visión amplia como senador y gobernador. Es quien ha pedido una amplia consulta con todos los sectores de centro e izquierda. Un amplio sector de Angélica Lozano y Claudia López no han permitido avanzar en esa dirección. Ojalá las “peloteras” por defender los egos escondidos de los líderes de estos sectores, no le vaya a quitar la posibilidad al país de enarbolar una bandera de esperanza y que se convierta en historia para el país.