El Papa Francisco puso a un sacerdote católico inglés del siglo XIX que un ancestro de Lady Di y de los príncipes Guillermo y Harry de Gran Bretaña en el camino hacia la santidad.

El Vaticano dijo que el Papa había aprobado un decreto en el que reconoció las “virtudes heroicas” de George Spencer, un sacerdote de la orden religiosa Pasionista que vivió entre 1799 y 1864.

Spencer, quien dejó la Iglesia Anglicana, tomó el nombre de “Ignacio de St. Paul” después de convertirse en sacerdote católico.

Spencer era el tío tatarabuelo de Diana, y también tío abuelo del líder británico en tiempos de guerra, Winston Churchill, según el sitio web de la diócesis católica romana de Shrewsbury. De hecho, creció en la propiedad ancestral de Spencer en Althorp.

Después de su ordenación en Roma, regresó a Inglaterra y se dedicó a acompañar en el camino de la fe a inmigrantes irlandeses pobres en West Midlands. La orden religiosa Pasionista en Gran Bretaña ha estado trabajando en su causa de santidad durante décadas, investigando su vida y escritos.

La aprobación del decreto por parte del Papa significa que Spencer ahora tiene el título de “venerable”.

Su causa de santidad se encuentra en las primeras etapas. Habría que atribuir un milagro a Spencer para que fuera beatificado y otro para que se lo nombre santo.