Diario del Huila, contexto

Por Rolando Monje

Actualmente, 18 departamentos pequeños con candidatos a la Cámara de Representantes no están obligados a incluir mujeres en sus listas, pero esa situación cambiará con el nuevo código. Con la paridad de género, el Congreso busca acabar con el dominio de los hombres en la conformación de las listas a corporaciones públicas. Si un partido político inscribe, por ejemplo, a 20 candidatos para una Asamblea, 10 tendrán que ser hombres y 10 obligatoriamente mujeres.

Cuando existan listas impares al Concejo o a juntas administradoras locales (JAL) debe llevar igual número de mujeres y hombres, el renglón impar será decidido por el partido, es decir, si la lista es de siete aspirantes tres serán mujeres, tres hombres y el séptimo lo decide el partido.

El Senado aprobó este miércoles la paridad de género para las listas que los partidos políticos presenten para las elecciones a corporaciones públicas.

El Senado aprobó este miércoles la paridad de género para las listas que los partidos políticos presenten para las elecciones a corporaciones públicas.

Este es el avance más significativo que ha tenido la paridad hasta el momento en el país, pero, para que sea una realidad, hacen falta otras medidas para garantizar que los partidos políticos se tomen en serio los asuntos de género, que las mujeres en efecto sí sean elegidas y que no sean “relleno” en las listas que se presenten a Juntas Administradoras Locales, Concejos, Asambleas y al Congreso, lo que implica una reforma política y no solo electoral, para así revertir herencias machistas en la democracia colombiana.

El camino hacia la aprobación de la paridad estuvo lleno de obstáculos y fue una muestra del tipo de hostilidad que enfrentan las mujeres en la política. Empezando por el fracaso de la Reforma Política, que contemplaba la versión más integral de la paridad, y que terminó siendo archivada a inicios de noviembre en la Cámara.

Lo más cercano a la paridad que existía hasta hoy en Colombia, es la Ley 1475 de 2011 que obliga a los partidos políticos a presentar listas con al menos el 30% de candidatos del género opuesto al mayoritario.

Contrario a lo que se esperaría, algunos opinan que este es un triunfo incompleto, pues no garantiza igualdad al momento de ocupar cargos públicos. Sobre el tema consultamos a varias de las dirigentes políticas del departamento que hoy ocupan un lugar dentro de las diferentes corporaciones.

Un logro histórico

Para la senadora huilense del Partido Conservador, Esperanza Andrade con esta medida “el Congreso le cumplió al país al votar por una decisión que se hizo realidad tras más de medio siglo de valiosa lucha de muchas mujeres. Para las mujeres constituye un avance frente a la paridad de género y frente a la cuota que tenemos”, dijo Esperanza Andrade, senadora del Partido Conservador.

Flora Perdomo Andrade, representante del Partido Liberal por el Huila señaló que “es un logro esperado y deseado. Es el resultado de una lucha de muchos años. Cuando fui presidenta de la Comisión de la Mujer, logramos dar un impulso importante, pero no se había logrado el consenso que hoy se obtiene”.

“Se vienen retos grandes, primero para los partidos y organizaciones políticas que deberán propiciar espacios para la formación política y de liderazgo para las mujeres colombianas, luego vendrá la tarea de la conformación de listas a corporaciones públicas en el entendido que deberemos demostrar que las mujeres no son un relleno y que tenemos vocación de servicio y de poder”, continuó diciendo la Representante huilense.

Uno de los grandes logros del código electoral fue la aprobación de la paridad de género; en el futuro las listas a concejos, asambleas, Senado y Cámara, por ley, deberán tener el mismo número de integrantes hombres y mujeres.

Uno de los grandes logros del código electoral fue la aprobación de la paridad de género; en el futuro las listas a concejos, asambleas, Senado y Cámara, por ley, deberán tener el mismo número de integrantes hombres y mujeres.

Concluyó afirmando que “esta decisión trae unas exigencias adicionales porque necesitamos más mujeres preparadas, comprometidas, empeñadas en liderar y transformar la manera de ver y hacer política. Se nos vienen retos grandes en la tarea de cerrar la inmensa brecha que hoy hace que solo seamos el 20 por ciento de quienes hacen parte del Congreso de la República y menos del 18 por ciento de quienes están en alcaldías, gobernaciones, asambleas y concejos. Veremos en algún tiempo los resultados de esta decisión que es histórica para la vida política de las mujeres de nuestro país”.

Responsabilidad de los partidos

De otra parte, la diputada conservadora Sandra Milena Hernández considera que “es un avance significativo, que busca la visibilización de las mujeres en la participación en los escenarios de la democracia del contexto nacional y regional. Sin embargo, hay una gran responsabilidad de los partidos y las jefaturas políticas para empoderar a las mujeres con liderazgos sólidos”.

La diputada Hernández afirma que “en estos momentos donde hacer política está tan deslegitimado, hay una oportunidad maravillosa para que las mujeres asumamos con altura la labor de dignificar la política ejerciendo liderazgo de altura, con compromiso social, siendo propositivas, asumiendo los riesgos personales, familiares y económicos que esto representa, en un país tan marcado por la indiferencia y la desigualdad, se requieren mujeres con la capacidad de buscar esa conexión permanente con las comunidades que con el tiempo se ha venido desplazando”.

Así mismo dice que “bienvenida la paridad de género, pero no puede ser sólo un proyecto de ley que se convierta en un discurso atractivo y no llegue con las herramientas necesarias para que las mujeres dejemos el temor de arriesgarnos a tomar las riendas del liderazgo, o, por el contrario, una buena ley pero con partidos políticos rezagados en empoderar a las mujeres y entonces se presentarán listas a los cuerpos colegiados frágiles , convirtiéndose esa paridad en una herramienta para que a estas instancias lleguen los mismos de siempre”.

Históricamente las mujeres han sentido temor de ejercer liderazgo por los compromisos que representan la combinación de sostener una familia, una profesión y un trabajo comunitario. Hay que generar herramientas como escuelas de formación de liderazgo femenino, hay que catapultar a esas mujeres que tienen la fortaleza de arriesgarse a ejercer trabajo social, el problema es la convicción de cómo los partidos direccionen sus prioridades para fortalecer los liderazgos”, concluyó diciendo la diputada conservadora.

Una deuda con las mujeres

Tatiana Méndez Ramos, diputada por el Centro Democrático, manifestó que “como mujer y como diputada del Huila celebro que fue aprobada la paridad de género en el Proyecto de Reforma al Código Electoral. Este es un gran avance en la equidad de género que permite que el liderazgo en las mujeres se fortalezca y que nuestros derechos se desarrollen”.

“Que las listas donde se eligen cinco o más curules para corporaciones de elección popular se conformen como mínimo del 50% por mujeres, facilitará una política incluyente en donde las propuestas y proyectos formulados por las mujeres tengan viabilidad y sean ejecutadas en beneficio de la comunidad”, afirmó.

Considera la diputada Méndez que “este equilibrio en la democracia no es un mensaje sexista, al contrario, es ese hecho histórico que esperábamos en nuestro país, era una deuda con nosotras las mujeres. Ahora la tarea es para los partidos políticos, brindar las herramientas necesarias y fortalecer el liderazgo femenino, y así lograr la participación de mujeres en cargos de elección popular”.

Desde el Concejo

Para la concejal por el Mira, Margoth Useche opina que “en buena hora el Congreso de la República, en la aprobación de la nueva reforma política, le dio mayor representatividad al rol de la mujer en este escenario. En este campo, el Partido Mira es pionero, pues desde el año 2000 se les ha dado participación real y visible a las mujeres, esto a través del compromiso de promover, impulsar y facilitar la participación de las mujeres en la política, esto se ha hecho a través de diversos mecanismos que han permitido posibilidades reales, de acceso al poder público, claro ejemplo es que de los seis concejales que tenemos en el Huila, cinco somos mujeres”.

“Así las cosas, con conocimiento de causa, cuando un partido apoya, promueve e impulsa la participación política de la mujer, pasan cosas buenas. Estos escenarios deben de garantizar la igualdad de condiciones para la participación tanto de hombres como mujeres, por eso esta decisión es sumamente valiosa y sea está la oportunidad para invitar a nuestras mujeres neivanas a participar, el desarrollo ciudadano y el diálogo social lo construimos entre todos y todas”, expresó.

“Con el aumento de la participación de las mujeres en las corporaciones conlleva a que cambie el sentido a la política y a que las mujeres pensemos y actuemos diferente a los hombres ingresándole a la política un sentido más social”, finalizó diciendo la concejal Margoth Useche.

Finalmente, la concejal del Polo Democrático Leyla Rincón considera que “la paridad es un avance significativo, pero es un reto más para las mujeres porque no se trata de ser incluidas en igual número en las listas sino llegar a hacer parte de los cuerpos colegiados. No lograrlo es una muestra de cuánto falta para superar el patriarcado. Paridad será cuando seamos 50 /50 en concejos, asambleas y senado”.