miércoles, 21 de agosto de 2019
Internacional/ Creado el: 2019-01-30 08:52

Parlamento británico aprueba "Plan B" para el Brexit en estrecha votación

Por 317 votos a favor versus 301 en contra, la Cámara de los Comunes respaldó la enmienda que plantea volver a negociar con la UE un cambio al llamado "backstop", que intenta evitar una frontera dura en Irlanda.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 30 de 2019

Luego de semanas bastante complicadas, al fin la Primera Ministra británica, Theresa May, puede respirar un poco más tranquila. Esto, luego de que el Parlamento aprobara su "plan B" del Brexit, presentado después del rotundo rechazo de los legisladores semanas atrás al acuerdo sostenido con la Unión Europea para la salida del Reino Unido del bloque.

La enmienda, presentada por el diputado conservador Graham Brady y que contaba con el apoyo explícito de May, fue aprobada por 317 votos versus 301 sufragios en contra.

La iniciativa plantea volver a negociar con la UE una "solución alternativa" al controvertido mecanismo de "backstop" o "salvaguarda" para evitar una frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda tras el Brexit, uno de los temas más controvertidos. May presionó antes de la votación al sector más euroescéptico de su formación para que respaldara la enmienda y contribuyera así a incrementar la presión sobre la Unión Europea, reacia hasta ahora a ofrecer nuevas concesiones al Reino Unido.

"Esta enmienda me dará el mandato que necesito para negociar con Bruselas un acuerdo que pueda apoyar una mayoría en esta cámara", dijo la jefa de Gobierno durante el debate.

El pasado 15 de enero, el Parlamento rechazó por un amplio margen el pacto sobre las condiciones de salida al que May llegó con los 27 líderes comunitarios restantes.

Tanto los "tories" euroescépticos como sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) votaron hace dos semanas en contra del pacto al entender que la salvaguarda irlandesa puede dejar al Reino Unido integrado en las estructuras comunitarias durante años en contra de su voluntad.

El diputado conservador Steve Baker, uno de los líderes de la facción euroescéptica del partido, reiteró que el mecanismo de salvaguarda "no va a ser aprobado por este Parlamento bajo ninguna circunstancia" y celebró que la Primera Ministra "lo haya comprendido".

Rechazo a enmienda

Como se pronosticaba, Westminster también ha rechazado la enmienda presentada por el Partido Laborista, que buscaba impedir un Brexit sin acuerdo y dejar al Reino Unido dentro de la unión aduanera y alineado con el mercado único, por 327 votos contra 296. También se proponía votar sobre todas las posibles opciones de la ruptura, incluido un segundo referéndum.

La votación también supone la primera derrota del 'tory' rebelde y proUE Dominic Grieve en su batalla contra May. Su enmienda, que pretendía los diputados tomaran el control del proceso del Brexit para presentar planes alternativos, ha sido rechazada por 321 votos en contra frente 301 a favor.

La enmienda de los nacionalistas escoceses del SNP, que pedía una prórroga del Artículo 50, descartar un Brexit sin acuerdo y enfatizar el papel de las naciones que componen el Reino Unido en el proceso del Brexit, también ha sido rechazada por 327 votos en contra frente a solo 39 a favor.

"Cláusula de libertad"

Convencidos de que May no logrará convencer a la UE, diferentes grupos de diputados presentaron enmiendas al plan de May en un intento por tomar el control de un proceso sumido en el caos.

Una de dichas enmiendas, presentada por la diputada laborista Yvette Cooper y que parece contar con el respaldo de su partido, abriría la puerta para que la Cámara de los Comunes debatiese y votase una proposición de ley destinada a evitar la más temida de todas la opciones: que el país se vea abocado a salir de la Unión Europea brutalmente sin acuerdo.

La propuesta de Cooper establece que si en la fecha del 26 de febrero el Parlamento aún no ha ratificado un acuerdo de Brexit, el gobierno debe retrasar hasta el 31 de diciembre de 2019 la salida de Reino Unido del bloque.

Y este aplazamiento podría prolongarse si los diputados así lo decidieran.

Que el acuerdo de May acabe siendo aprobado depende casi exclusivamente de su capacidad para convencer a la UE de que reexamine el denominado "backstop", el mecanismo que debe permitir que la frontera entre la República de Irlanda -país miembro de la UE- y la provincia británica de Irlanda del Norte (Ulster) permanezca abierta tras el Brexit.

Los euroescépticos de su propio Partido Conservador, y los unionistas norirlandeses del DUP, de cuyo apoyo depende para gobernar, afirmaron que podían respaldar el texto si el "backstop" tuviese un límite temporal que bautizaron "cláusula de libertad".

"Si lo decimos en serio, si realmente lo intentamos, no tengo ninguna duda de que la UE nos dará la cláusula de libertad que necesitamos", había escrito el lunes el exministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, en el Daily Telegraph.

Según el acuerdo actual, el "backstop" solo debería entrar en vigor si no se encuentra una solución mejor en el marco de la futura relación que Londres y Bruselas deben negociar durante el periodo de transición, previsto hasta finales de 2020 pero prolongable hasta 2022.

En virtud de este dispositivo, Irlanda del Norte seguiría rigiéndose por la reglas del mercado único europeo y el resto del Reino Unido permanecería en una unión aduanera con la UE.

Londres no podría poner fin a este sistema unilateralmente, lo que hace temer a los euroescépticos que mantenga al país atrapado en las redes europeas indefinidamente.

Comentarios