Categorías: Comunidad

Parque de Campo Núñez en buen estado, pero, ¡ojo!

DIARIO DEL HUILA, COMUNIDAD

Por: Hernán Galindo

Cuenta la historia que el nacimiento del barrio Campo Núñez de Neiva se dio poco antes de mitad del Siglo XX, años cincuenta, en unos extensos lotes. Y así lo confirma uno de los actuales residentes, Armando Medina, sentado en una silla frente al parque, entretenido mirando la actividad académica de unos miembros de Criminalística de la Fiscalía, todos vestidos de negro.

¿Cuántos años en el barrio?, le preguntamos al hombre mayor, que ya pinta canas, y quien prefiere no le tomen fotos para la crónica de comunidad que hoy nos ocupa en Diario del Huila. “63, los que tengo yo. Aquí nací”, responde, con agrado.

¿Y el barrio, cuántos tiene? “Aproximadamente, 70 años”, y recuerda que nació por la extensión del centro de la ciudad. Empezó a urbanizarse La Toma, Quirinal, Campo Núñez, Chapinero y Tenerife.

El nombre es homenaje a Rafael Núñez, político, militar y escritor colombiano que ocupó en varias oportunidades la Presidencia. Fue el autor de la letra del himno nacional de Colombia, junto con el compositor y cantante lírico italiano Oreste Sincidi.

El polideportivo está techado y a primera vista luce en buen estado.

El parque, lo bueno y malo

El parque está bajo la mirada vigilante de Núñez. Hay una gran estatua suya en la parte sur, frente al polideportivo techado y dando la espalda a la Parroquia de la Virgen del Perpetuo Socorro, “construida de la mano entre la comunidad religiosa y la civil, después de mitad del siglo pasado, que le dio impulso al desarrollo urbanístico del barrio”, nos informa Medina.

El escenario de recreación, deporte y comunitario está situado en la confluencia de la calle 18 A con carrera 8 A. A un costado, de norte a sur, en una esquina, está un edificio de pocos pisos, luego Ponque La Granadina, la sede de Algodón del Huila y en la esquina la Panadería Pin Pan, fundada en 1976, nos informa Marisol, una empleada.

“Es una zona muy visitada por neivanos y turistas. Por el parque y sus diversos espacios, la tradicional Iglesia y las panaderías, que son muy reconocidas”, nos cuenta.

El parque verificamos está relativamente en buen estado de mantenimiento y conservación. Medina, el vecino, lo atribuye al interés y colaboración de la Policía y comunidad que cada tiempo lo rehabilitan, aunque hay quejas, que ya contaremos más adelante.

Lunares en el lugar, hojas y basuras que no han sido recogidas

“Ellos vienen cada 6 meses a mirar cómo está la seguridad, se reúnen con la junta, con la gente para escuchar la situación del barrio, sus necesidades y posibles soluciones. Y se aprovecha para hacer mantenimiento, podar árboles, algunas manos de pintura…y ya”

En la actualidad hace falta que se corten algunas ramas, hay árboles muy frondosos. “Es urgente desmochar porque están quitando visibilidad en algunos sectores que pueden ser aprovechados por malandros y viciosos”, afirma Marisol, en la puerta del negocio.

Descripción del espacio

Efectivamente, hay arbustos muy crecidos sobre la reja del costado occidental del polideportivo y en la parte norte. En otro lugar hay maleza y chamizas cerca a unos árboles, restos de bolsas y basuras que dan mal aspecto al lugar.

Las jardineras con matas verdes de flor roja y naranja dan alegría al entorno y lo embellecen. Lucen buen cuidadas. También en buen estado encontramos una amplia zona arborizada, que proporciona amplia sombra, ayudando a la sensación de frescura y bienestar del sitio.

En la tierra, varios pájaros, especialmente torcazas, pican alimento que les arroja un adulto mayor, de una bolsa de papel. “Granos de arroz”, comenta. Lo hacen confiadas, no se espantan, “porque es una práctica común de gente que viene al parque y las visita”.

Curiosamente, a un costado hay un pesebre navideño, como si fuera época de fin de año, protegido por rejas. ¿Y eso?, estamos en abril, preguntamos a Tulia Sogamoso, la mujer que amistosamente nos acompaña en la ruta.

Los habitantes de calle son visitantes en pleno día.

 

“Una persona, hace un tiempo, lo hizo, lo diseñó, o como se llame…se fue para el Quindío, dicen, y no volvió. Entonces se utiliza todos los años, no se retira, y se cuida hasta nueva oportunidad”, explica.

Más adelante, dos nuevos lunares, que afean el parque. Acostado, durmiendo sobre bancas del público, un habitante de calle. A su lado unos costales. “Es cosa corriente. Vienen a dormir cuando les parece. Pero nadie se puede meter con ellos porque al final no están haciendo daño”, explica Tulia.

Cerca, hay una corta columna, de casi un metro de altura, con una llave de agua que ya ha formado un pequeño lodazal. “Lo malo es la contaminación y el desperdicio porque cualquiera puede usarla. Mire el pantano que se forma”, señala Rigoberto Ruiz, que camina por el lugar.

También hay un amplio parque biosaludable, con máquinas y aparatos en buen estado. Siendo martes, entre semana, y las 10 de la mañana, no hay usuarios. Solamente encontramos unos adultos mayores compartiendo y conversando sin que se les note prisa alguna en cumplir alguna actividad física.

“Le gente viene a distraerse. A desaburrirse, a encontrarse con vecinos y amigos. El problema a veces son personas de la calle o de mal aspecto que a veces dan miedo por el mal aspecto. Uno no sabe”, manifiesta Policarpo Zúñiga, que vive cerca, sobre la carrera novena.

Como prueba de que “hay gente mala”, nos señala con la mano, un aviso informativo de la forma de uso de las máquinas, vandalizado con pintura. “Por qué hacen eso. ¿Qué daño les hace?”, se cuestiona.

El polideportivo 

La parte central del parque de Campo Núñez es el polideportivo. Amplio, con piso de cemento. Con techo y rejas. Habilitado con canchas de baloncesto y micro fútbol.

“La juventud le ha dado mucho uso y eso está bien. Recuerdo que hace muchos, muchos años, cuando no estaba tan urbanizado y no había todas las calles, en lotes de arena se improvisaban canchas y se jugaban campeonatos”, señala el vecino Medina.

Su hermano, de la tercera edad, con daño en un ojo, quien niega a identificarse, no se aguanta y ‘mete la cucharada’ en la charla.

El parque biosaludable tiene buen uso y está en buen estado.

Se queja con vehemencia de que “la gente saca los perros a hacer sus necesidades  en los parques. Ya valen más que el ser humano. Traen dos y más perros. Entonces las personas no pueden salir porque se va untando en cualquier lugar”, afirma y se silencia.

En el área norte, frente a la parroquia está Lola Sapuy, lleva 8 años cuidando carros, trabajo que se turna en día y noche con Javier Salas, dependiendo misas, reuniones y exequias. “Nosotros limpiamos y regamos las matas cercanas. Uno debe cuidar su lugar de trabajo. Lo malo son los marihuaneros que vienen a veces”, dice.

En resumen, el parque de Campo Núñez luce bien, pero, “¡ojo, hay que cuidarlo y mantenerlo!”, concluye Medina. Nosotros, estamos de acuerdo.

DHWeb

Entradas recientes

Inglaterra no registró muertes hoy por Covid

El Reino Unido empieza a ver los resultados de su exitosa campaña de vacunación contra…

27 mins hace

Dos policías capturados por muerte de estudiante en Ibagué

Fueron capturados dos oficiales de la Policía vinculados a la muerte del joven Santiago Andrés…

40 mins hace

Llevan casos de abuso policial a Fiscalía de la CPI

A través de una carta, varias organizaciones de derechos humanos le solicitaron a la Fiscalía…

48 mins hace

Vehículos de emergencia de Timaná se quedaron sin combustible

Un mensaje de S.O.S envió el alcalde del municipio de Timaná a las autoridades departamentales,…

1 hora hace

Celebración

  En familia, a María José le celebraron sus 15 años de vida. Sus padres…

2 horas hace

Festejo

Sergio Salazar, celebró un año más de vida. Su familia en pleno lo felicitó y…

3 horas hace