En la presentación del libro ‘Una conversación pendiente’, en compañía del expresidente Juan Manuel Santos, la excandidata a la Presidencia, Ingrid Betancourt, habló sobre la solicitud de conciliación que le hizo al Estado tras su secuestro y que luego retiró. Al respecto, dijo que en el pasado “pedir justicia era algo indignante para las víctimas”.

“Las víctimas no debíamos pedir justicia, debíamos simplemente agradecer estar vivas y que nos hubieran sacado de la situación en la que estábamos”, aseguró.

“Me arrepiento de no haber tenido en su momento la valentía de no dar la pelea hasta el final. Yo creo sinceramente que cuando a mí me liberan yo estoy todavía bajo el trauma de estos años de secuestro y cuando se presenta el escándalo de las reparaciones, que obviamente es una deformación de la realidad, dicen que yo estoy demandando a los soldados que me liberaron, que quiero hacer plata con mi secuestro, son cosas tan violentas que no puede uno ni siquiera entender”, narró.

Y reconoció que “no tenía la capacidad mental de reaccionar”.