miércoles, 13 de diciembre de 2017

Pensemos como paisas

Las Empresas Públicas de Neiva tienen la infraestructura para operar un contrato como éste, cuenta con el personal técnico y administrativo, con la logística y lo más importante, tienen la experiencia por haber sido durante los últimos 20 años los encargados de la interventoría del contrato de alumbrado público.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 12 de 2017

Por Jhon Fredy Trujillo
[email protected]

Estamos a menos de tres meses de la terminación del oneroso, prolongado y muy cuestionado contrato de alumbrado público de Neiva y ya se empiezan a ver las manos oscuras de quienes quieren, a toda costa, quedarse con el muy llamativo negocio.

El alcalde Rodrigo Lara ha sido cauteloso, mientras que algunos de nuestros poco célebres concejales, como el popular “Chulo Garzón” –apelativo perfecto para el caso- y Juan Carlos Ramón –un poco más decente- ya empiezan a defender a uno de los fijos proponentes, seguramente en contraprestación a intereses politiqueros, un evidente favorecimiento al hoy entrado en desgracia Hernán Andrade, quien como es bien sabido es el ‘amo y señor’ de la Electrificadora del Huila.

Pero no es necesario ahondar en las mañas y artimañas de nuestra clase política, algo que todo Neiva conoce. Mi propósito es hacer un llamado al alcalde Lara, quien para bien de nuestra querida Neiva sigue dignificando la política y la forma de administrar, a que pensemos en nosotros, a que creamos en lo nuestro como lo hacen los paisas.

Entregar el contrato de alumbrado público a la Electrificadora del Huila bajo el argumento que “es una empresa nuestra” es lo más falaz del mundo y así lo evidencia la participación accionaria del Huila y el municipio de Neiva en la importante empresa.

Resulta que del 100% de las acciones de la Electrificadora, 5.983.343 pertenecen al Ministerio de Minas y Energía, es decir a la Nación, lo que equivale a una participación mayoritaria del 83%. 1.221.113 al Huila, lo que equivale a un 16%, y de este porcentaje Neiva tiene 16.215 acciones, que equivalen a un tímido 0,2%, nada representativo que nos permita sacar pecho y decir que la Electrificadora es nuestra.

Entregar el contrato de alumbrado público a la Electrificadora es conceder al senador Andrade la posibilidad de hacer politiquería con lo nuestro y fortalecer sus finanzas, seguramente menguadas por estos días debido al pago de abogados.

Otra opción sería adjudicarlo a una empresa privada, pero la experiencia de lo sucedido durante los últimos 15 años con Diselecsa (el concesionario que hoy tiene el contrato) deja esta posibilidad cerrada y trancada.

Diselecsa, y más precisamente la familia Merlano de Sucre, -célebres por corruptos y por ser los autores de la pregunta: “¿usted no sabe quién soy yo?”- se llenaron de plata a costillas de los neivanos, un capital que además fue dilapidado por el señor Emiro Merlano, el mismo que fungía ante la sociedad neivana como “poeta erótico”, y que hoy huye de la justicia como presunto responsable de la violación de una menor de edad.

Y ante este oscuro, lúgubre y triste panorama, surge una posibilidad viable que nos garantiza que el ciento por ciento de los dividendos (ganancias) no se desvíen a los bolsillos de los ‘andrades’ y ‘merlanos’ y se reinviertan en nuestra propia ciudad.

Se trata de las Empresas Públicas de Neiva, una entidad que SÍ es patrimonio de los neivanos y que si bien ha sido mal manejada durante décadas por los gobiernos de turno, hoy está saliendo a flote gracias a un manejo acertado, diferente, sin politiquería.

Las Empresas Públicas de Neiva tienen la infraestructura para operar un contrato como éste, cuenta con el personal técnico y administrativo, con la logística y lo más importante, tienen la experiencia por haber sido durante los últimos 20 años los encargados de la interventoría del contrato de alumbrado público.

Como vemos existe la viabilidad, por lo que solo resta el voto de confianza de la Administración y de los usuarios, para que el llamativo contrato sea operado por nosotros los neivanos.

Y muchos dirán que EPN (o Las Ceibas como la llaman ahora) hoy no es eficiente en su tarea y lo será menos si le sumamos otro trabajo. La verdad es que la operación del acueducto es más compleja y aunque aún existen fallas, yo como neivano puedo dar fe que las cosas están mejorando.

Entonces el manejo del alumbrado público se le debe entregar a las Empresas Públicas, por lo menos durante un año, tiempo en el que tendrán que demostrar que sí son eficientes y dependiendo de sus resultados, prolongarles el contrato por varios años.

Las Empresas Públicas de Medellín, la más eficiente del mercado, presta además del servicio de acueducto y alcantarillado, el de energía y gas, incluso, al analizar sus estados financieros, queda claro que la rentabilidad del negocio está en la prestación del servicio de energía, más no en el de acueducto.

Pensemos como paisas, creamos en lo nuestro, fortalezcamos una empresa que SÍ es patrimonio de todos los neivanos como lo son las Empresas Públicas de Neiva.

Comentarios