En más de 300.000 millones de pesos cuantifica la Cámara de Comercio del Huila las afectaciones en los distintos sectores de la economía regional durante el periodo de movilizaciones del paro nacional que comenzó el pasado 28 de abril.

En un informe indicó que el sector ganadero ha dejado de comercializar más de cuatro millones de litros de leche, con pérdidas cercanas a los $4.500 millones y una reducción del 70% de sacrificio de ganado con pérdidas por más de $3.300 millones. El sector porcícola registra pérdidas de $8.000 millones y el avícola indica que tiene un 80% de escasez de aves y sus pérdidas ascienden a $101.600 millones.

En la construcción las obras están paralizadas y hay desabastecimiento de cemento, acero, hierro, aluminio, concreto y materiales pétreos, y se han perdido más de 2.000 empleos. Las pérdidas sobrepasan los $10.400 millones.

A su vez, las empresas de carga y entrega de mercancía reportan pérdidas cercanas a los $2.530 millones; el transporte público urbano ha visto reducido en un 60% el número de pasajeros, con pérdidas de alrededor de $1.848 millones.  Los servicios conexos (lavanderías, mecánicos, y otros), reflejan pérdidas por valor de $1.320 millones y el transporte intermunicipal, $20.000 millones.

A la fecha hay más de 3000 toneladas de pescado represadas con una pérdida de $3.700 millones en pedidos no entregados y $14.800 millones en contratos cancelados a futuro.

La a industria hotelera del Huila ha perdido cerca de 17 puntos de ocupación entre abril y mayo, lo que significa menos ingresos por $2.300 millones.

El panorama del comercio no es mejor. El 71.1% de las empresas se encuentra operando a menos del 50% de su capacidad y el 57.3% ha reducido su nivel de ventas en más del 50%.

Así mismo, han presentado pérdidas por daños materiales, vandalismo y daños en mercancía por un valor aproximado a los $7.000 millones.

El 88.5% de las empresas encuestadas ha tenido dificultades para el aprovisionamiento de insumos y el 89.9% indicó que se encuentran en riesgo entre 1 y 5 empleos.

Otro renglón afectado son las exportaciones. En 50 encuestas realizadas por la Cámara a empresas exportadoras e importadoras, un 57.89% indicó que el 100% de sus operaciones se han visto afectadas; el 52% ha cesado sus actividades; el 68% de las que importan y exportan han visto reducidos sus ingresos en más del 50% y el 66% ha registrado incrementos en sus costos.  El 52% tiene en riesgo de reducir su planta de personal y el 66% no ha podido cumplir pedidos o requerimientos del mercado internacional.