jueves, 24 de octubre de 2019
Enfoque/ Creado el: 2019-04-14 10:23 - Última actualización: 2019-04-14 10:23

Peregrinando por el Huila

Desde el año 2007 la Encuesta General de Hogares ha determinado que los colombianos aprovechan las temporadas vacacionales para viajar en familia.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 14 de 2019

Por Germán Palomo García

La Tertulia del martes 9 de abril se enfocó en el conocimiento de los destinos religiosos del departamento del Huila y las actividades complementarias que un turista puede realizar durante el receso vacacional de la Semana Santa, la cual fue muy bien orientada por el Economista Albeiro Castro Yépez, un amplio conocedor del Huila turístico, empresario y académico en el sector por más de 25 años.

Desde el año 2007 la Encuesta General de Hogares ha determinado que los colombianos aprovechan las temporadas vacacionales para viajar en familia, siendo la más importante la correspondiente al periodo comprendido entre el 15 de diciembre y el 15 de enero, en el segundo lugar se ubica la temporada de mitad de año y en el tercero la Semana Santa. A pesar de que sol y playa continúa liderando las motivaciones de viaje del colombiano con un registro del 62%, las actividades alternativas, entre ellas, cultura y turismo de naturaleza han empezado a ganar adeptos a la hora de decidir el viaje.

Particularmente el Huila, como destino turístico, ha logrado posicionar en el ámbito nacional la zona arqueológica de San Agustín-Isnos y el Desierto de La Tatacoa, reconociendo al Territorio Páez como un destino emergente especializado en actividades de aventura, mientras que para el turista regional ha ganado espacio el turismo rural de las zonas cafeteras de la ruta Gigante – Garzón y Pitalito-Palestina-Acevedo. En materia religiosa, para el caso de la zona arqueológica, la combinación se puede articular con Timaná que cuenta en su acervo patrimonial con los templos de San Calixto y la Santísima Trinidad de Naranjal reconocidos por su belleza arquitectónica y por su valor histórico, así como, el Santuario de la Virgen de Los Milagros del Tobo que a diario recibe la visita de peregrinos. Por su parte, el circuito Pitalito-Palestina-Acevedo que alberga en su seno al Parque Nacional Natural Cueva de Los Guacharos complementa su oferta con la visita al Santuario de la Virgen de Aránzazu ubicada en el corregimiento de Gallardo en jurisdicción del municipio de Suaza, lugar donde podrá apreciar el arte de la elaboración de los famosos “Sombreros Suaceños”. Ya conectando con el centro del Departamento la parada es en Altamira para degustar las “Achiras y colaciones de la Nena”.

El patrimonio religioso de Garzón es inconmensurable, de tal suerte que obliga la visita al circuito de templos, incluyendo por supuesto, la Catedral de San Miguel, pero sin dejar de visitar el monasterio de Las Clarisas y los seminarios, así como, la Casa de Retiros de Loma Chata, y el templo de Monserrate hasta donde los citadinos llegan caminando y rezando el santo viacrucis; la visita a Garzón se combina con los recorridos urbanos por La Jagua, un sitio lleno de historia y de leyendas relacionadas con la presencia de “Brujas”, sin abstenerse de visitar las artesanas que tejen las finas hebras de fique y la casa del escultor Emiro Garzón, Por supuesto, que el periplo incluye el piadoso saludo a la Inmaculada Concepción en su Casa de La Jagua.

El occidente del departamento del Huila es sin lugar a dudas la región más rica en santuarios religiosos, reconociendo al Santuario de la Virgen de Las Mercedes de Nátaga como el mejor posicionado por su historia, por su riqueza arquitectónica y también por feligresía cuyas visitas superan el registro anual de trescientos mil peregrinos, mientras que su vecino municipio de La Plata con la beatificación del padre Pedro María Ramírez Ramos, conocido por el fervor popular como “El Mártir de Armero”, en menos de una año ya registra la llegada de setenta y dos mil peregrinos; la visita a esta región amerita el esfuerzo para recrear el conocimiento del Parque Arqueológico de Tierradentro, recinto que al igual que los parques huilenses, recibió el reconocimiento de la Unesco como Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad. De regreso, justifica visitar a Santa Lucia en su casa ubicada en el Templo de San Andrés, una admirable historia que data de la época de la construcción del templo cuando los obreros infructuosamente se aplicaron en secar un manantial que brotaba de la base del altar y al bañarse la cara notaron que mejoraron su visión y cierra este circuito la visita al camarín del Señor de Los Milagros que erigió el padre Rómulo Tamayo en el templo Santa Rosa de Lima de Paicol.

San Roque en el Caguán se ha convertido en el más importante santuario de peregrinación de Neiva, a él, llegan anualmente ochenta mil peregrinos, especialmente para los días Jueves y Viernes Santos, muchos de ellos lo hacen en caminata que inician en la Terminal de Transportes de Neiva y tras recorrer nueve kilómetros llegan al templo para participar de los oficios religiosos; de igual manera desde el año 2000, se instituyó la peregrinación al templo de San Francisco para saludar al Señor de Los Milagros y pedir por la gracia de la salud. Desde luego que en Neiva obliga la visita a la Catedral de la Inmaculada Concepción y Templo Colonial. Desde Neiva se puede visitar la Gruta de Santa Rosalía ubicada en el municipio de Palermo y por supuesto el Desierto de La Tatacoa, sitio ideal para contemplar la cúpula celeste y para practicar el senderismo de interpretación biótica.

A pesar de estas combinaciones, un problema que atraviesa nuestro turismo es que no se ofrecen en la práctica por dificultades de distinto orden, una de ellas, la infraestructura vial que hacia el sur se muestra en estado lamentable. Ojalá que este resumen sirva para que nuestros paisanos y turistas decidan voltear su mirada al Huila y visitarnos en esta semana de pasión. Esto pretendió El Botalón al programar su tertulia con este tema que ofrece muchos insumos que debe convertir en productos turísticos.