sábado, 22 de septiembre de 2018
Primer Plano/ Creado el: 2018-04-04 12:50 - Última actualización: 2018-04-04 12:52

Pericongo, llamado de advertencia

Lo que en otrora era paso turístico, hoy día es una vía de alto riesgo que pone en peligro la vida de transportadores que a diario transitan por este lugar; vías alternas por ahora la única solución al transporte de pasajeros y carga.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 04 de 2018

Pareciera que fuera necesario que ocurriera un hecho lamentable que cobrará la vida de un conductor de vehículo particular para que de una vez por todas el Gobierno Nacional plantee una solución definitiva al problema de movilidad que se presenta en el sector de Pericongo; paso obligado para quienes transitan desde el centro del departamento hacia el sur y viceversa.

Lo que antes era un referente turístico hoy día, es una vía de alto riesgo vulnerable a las temporadas invernales que se presentan en el departamento.

Por ahora y ante la emergencia presentada solo se ha dado alternativas de tránsito por vías alternas por parte de la Concesión Aliadas por el Progreso; firma que tiene a su cargo el mantenimiento de la vía en el marco de la Concesión 4G que comprende el tramo Santana-Mocoa-Neiva.

Una de las alternativas planteadas es que por el sector de Naranjal deben salir e ingresar vehículos pequeños y por el municipio de Acevedo los grandes; estas son las rutas alternas a Pericongo ha dicho la firma concesionaria.

Sector peligroso

Cabe recordar que el año pasado este mismo sector prendió las alarmas en las autoridades y transportadores. Uno, fue la creciente del río Timaná a causa del fuerte invierno registrado en la región y que conllevó a que la fuerza del río, deteriorara parte de la banca y mantuviese por horas el paso restringido a todo tipo de vehículos.

El segundo, ocurrió antes de finalizar el año y fue un desprendimiento de rocas que no solo afectó la movilidad sino que también destruyó parte de la vía y obligó a que la firma Aliadas para el Progreso estableciera un tránsito restringido en el sector; todo lo anterior era preludio de lo que pudiese ocurrir y que en efecto sucedió con los hechos ya conocidos por la opinión pública el día lunes de la presente semana.

La gravedad de lo que pueda suceder en esta vía de tránsito nacional porque no solo permite la comunicación terrestre con el sur del Huila, de muy amplia riqueza productiva y turística, sino que es paso vial hacia Caquetá y Putumayo, e incluso Ecuador, ha puesto a todas las autoridades del departamento en máxima alerta.

Evaluación al sector

Una de las primeras acciones por parte del Gobierno Departamental fue la realización de un comité técnico público, el cual se desarrolló con presencia de líderes ciudadanos y concejales de Timaná, autoridades de seguridad y gestión del riesgo, el gobernador del Huila, Carlos Julio González Villa, y el vicepresidente de Gestión Contractual de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), José Leónidas Narváez Morales.

Del encuentro también fueron participes representantes del consorcio Aliadas para el Progreso y la interventoría de la obra, y una de las primeras acciones es la realización de dos nuevos encuentros que se cumplirán hoy en Timaná y Bogotá, para adoptar acciones inmediatas frente a la emergencia.

“En distintas oportunidades dejamos plasmada la preocupación por el alto riesgo que se genera para transeúntes y vehículos automotores el tránsito por este eje vial, exigiendo de manera concreta a la Concesionaria Aliadas para el Progreso y a las autoridades del orden Nacional, tomar acciones concretas para minimizar el riesgo generado por derrumbes y desplazamiento de banca en el sector”, planteó el gobernador del Huila.

Requerimientos para Aliadas

Por su parte el vicepresidente de la ANI, Leónidas Narváez, al término de la visita a Pericongo, solicitó al consorcio Aliadas para el Progreso “generar procesos de verificación, seguimiento y monitoreo a los problemas de remoción para minimizar a cero el riesgo para que no se vaya a perder otra vida en la vía”.

Dijo que se deben establecer medidas necesarias de seguridad para poner en operación nuevamente la vía, al considerar los efectos negativos que está generando a la economía regional, y el desvío del tránsito pesado por una red terciaria.

Narváez, exigió a Aliadas agilizar el proceso constructivo y solicitó el mejoramiento y rehabilitación del paso en Pericongo, como también en varios tramos de la carretera, donde evidenció deterioro del pavimento.

Constantes advertencias

A las reiteradas advertencias que se ha hecho al Gobierno Nacional y la concesión Aliadas para el Progreso se han sumado también autoridades de los municipios afectados, quienes han documentado en oficios las constantes advertencias del riesgo que representa varios tramos de las vías.

Uno de ellos, se dio a principios del mes de enero y con base a lo presentado a fin de año con un desprendimiento de rocas que obstruyó el paso vehicular, varias empresas transportadoras radicaron un oficio haciendo un requerimiento especial a la firma Aliadas para el Progreso para un óptimo mantenimiento de la vía; no obstante en respuesta a la petición de los transportadores la firma respondió que se encontraba adelantando estudios para determinar la estabilidad de los taludes del sector de Pericongo y de paso indicó que lo mejor era el uso de vías alternas para los vehículos de transporte y carga e indicó a sí mismo en el mismo oficio que mantendría el paso abierto a un solo carril pero que quienes hagan uso de la vía, lo podían hacer, pero bajo su responsabilidad.

La respuesta de la firma concesionaria fue considerada como irresponsable y se lamentó que no tomen medidas urgentes para dar solución definitiva al problema.

Del llamado también ha sido participe la Personera de Pitalito que en reiteradas ocasiones se ha sumado a los llamados de atención al indicar que el estado de la capa asfáltica de muchos tramos es deplorable y que la amenaza de nuevos desprendimientos de roca, es inminente y el abandono de los encargados de su mantenimiento salta a la vista.

“La Agencia Nacional de Infraestructura nos da respuesta frente a nuestras inquietudes de cuándo se va realizar el mantenimiento total de la vía que comunica a San Agustín y Pitalito, ya que nos preocupa la integridad de las personas que a diario usan dicha vía. En conclusión nos dicen que este proyecto fue concesionado y que el responsable es Aliadas Para el Progreso como tal, ahora bien, ¿será que esperamos una tragedia como la que acaba de pasar para que sea posible un total mantenimiento para esta vía” sostuvo María Eugenia Herrera Gutiérrez.

De igual forma manifestó que el pasado 10 de febrero realizó una reunión entre la comunidad y Aliadas para evaluar el avance de las obras y la conclusión es que ha sido poco.

Tras la emergencia presentada a finales del año pasado, la firma Aliadas para el Progreso, ha indicado que parte de los estudios que adelanta en la vía en el marco de la Concesión 4G que comprende el tramo Santana-Mocoa-Neiva, está definido la construcción de dos viaductos con una extensión aproximada de un kilómetro, lo cual a juicio de la firma serían la solución definitiva al problema de los constantes deslizamientos que se presentan en la zona de Pericongo; mientras ello ocurre, los transportadores y comunidad en general rezan para que no vaya a ocurrir una tragedia de grandes proporciones. El llamado de advertencia ya se ha hecho.

Vías alternas

Tras el cierre indefinido de la vía al sur en el sitio de Pericongo, debido al desprendimiento de una roca que provocó la muerte de una persona, el secretario de Vías e Infraestructura del Huila, Henry Liscano Parra, sostuvo que a finales del año pasado se rehabilitó el tramo Sicana - Naranjal - La Guaira, como paso alterno a vehículos pequeños. Los vehículos pesados que se dirijan al sur deberán tomar la vía cruce Altamira-Suaza-Acevedo-Pitalito para conectar nuevamente a la ruta 45 o vía nacional. La ruta alterna por Naranjal, municipio de Timaná, comprende 11.8 kilómetros de carretera destapada.

Comentarios