DIARIO DEL HUILA, CONTEXTO

Por: Rolando Monje Gómez

Colombia fue calificado como el cuarto mejor destino en América Latina para hacer negocios, de acuerdo al ránking Doing Business, desarrollado por el Banco Mundial, en una evaluación realizada a 190 países, donde se analizaron aspectos como permisos de construcción, acceso a créditos, impuestos para empresas y cumplimiento de contratos, entre otros.

Este es uno de los países del mundo donde es más fácil acceder a un crédito y hay un ambiente bastante positivo en cuanto a protección de pequeños inversionistas y para quienes deseen abrir una empresa. Según los resultados entregados el país obtuvo una calificación de 70,1 sobre 100.

Ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena y Barranquilla se ubicaron este listado en los puestos 5, 15, 21, 25 y 29, respectivamente, catalogadas como las mejores ciudades de América Latina para hacer negocios. Sin embargo, destaca que en los últimos años algunas zonas y ciudades intermedias fortalecieron estos aspectos evaluados para atraer inversionistas.

Es así como se menciona ciudades como Yopal (Casanare), Ipiales (Nariño), Rionegro (Antioquia) y los municipios de Cundinamarca: Bojacá, Cajicá, Chía, Cota, Facatativá, Funza, Fusagasugá, Gachancipá, La Calera, Madrid, Mosquera, Sibaté, Soacha, Sopó, Tabio, Tenjo, Tocancipá, Ubaté y Zipaquirá, que aportan cerca de 30% del PIB nacional, aglutinan más de 4,3 millones de empleados y albergan 34% de las empresas del país. Dentro de este listado se incluye al municipio de Pitalito, en el Huila.

Hace tres años Pitalito se ubicó como el segundo municipio, en gestión de recursos, con mayor aporte al total del Huila con 17,20 puntos. Este indicador que se compone de movilización, ejecución de recursos y recaudo a través de instrumentos de ordenamiento territorial de la Medición de Desempeño Municipal.

Esta localidad al sur del departamento, de acuerdo al Censo de Población del Dane cuenta con 135.711 habitantes, distribuidos en 36.157 habitantes y distribuidos en 44.709 viviendas. Cuenta con 5.044 empresas y, según cifras de la oficina pública de empleo del Sena, durante 2020 hubo un total de 957 vacantes, de las cuales 823 fueron puestas a disposición en comercio, construcción y actividades inmobiliarias.

Su ubicación estratégica como capital del sur de Colombia, hacen de Pitalito un municipio atractivo para los negocios por su amplio y variado tejido empresarial que aporta importantes elementos de valor agregado entre otros, en el sector empresarial y agroproductivo, con alta repercusión en la zona sur, que lo ha convertido en polo de desarrollo comercial para esta parte del país.

Entre otros aspectos económicos, el Valle de Laboyos cuenta con la posibilidad de desarrollar sectores como el agropecuario, minero, turismo, la economía creativa, en donde juega un papel destacado entre todos los municipios del departamento del Huila, y la construcción.

Por su parte, en el sector salud se enuncian posibilidades de generar proyectos de inversión en el hospital de primer nivel de la localidad.

La mayor parte de la economía del municipio de Pitalito depende del sector rural, específicamente de café, en donde alrededor de 11.000 familias cosechan este fruto. También existe una gran diversidad de productos agropecuarios como la caña, el aguacate, la mora, el cacao, la piscicultura, porcicultura, apicultura, avicultura, entre otros, siendo en estos momentos la principal fuente para lograr la reactivación económica.

Yopal e Ipiales

Al lado de Pitalito, el informe del Banco Mundial destaca a Yopal, también es considerada una ciudad intermedia atractiva para hacer negocios en Colombia, que presenta amplias oportunidades de inversión en la ganadería y sus subproductos, pues se está haciendo la construcción de un frigorífico para 2022.

A los derivados de la industria cárnica se le suma la maderera, producción y transformación de los derivados del arroz, así como en la oferta de servicios turísticos.

Yopal históricamente ha tenido una dinámica laboral diferente con relación a las ciudades capitales de la Orinoquía, en la última entrega que realizó el Dane sobre el empleo en esta ciudad se reportó una tasa de desocupación de 9,4%.

De acuerdo con el Dane, allí viven cerca de 170.000 personas y del total de la población que trabaja, 40% lo hace en el comercio, los hoteles y los restaurantes.

Además, en 2019 ingresaron cerca de 5.000 extranjeros a Casanare a desarrollar actividades como el turismo (58%), negocios (11%), eventos (9%) y trabajo (3%).

Por su parte, Ipiales en el departamento de Nariño, donde está ubicado el puente internacional Rumichaca, primer paso fronterizo entre Colombia y Ecuador y por donde se moviliza la mayor parte de productos entre estas dos naciones, convierten al municipio en un centro de operaciones de negocios y comercio.

El turismo es uno de los factores más importantes generadores de ingresos y empleo. El principal atractivo es el turismo religioso por las iglesias que tiene y el santuario de Las Lajas. En resumen, es una ciudad que ofrece grandes oportunidades para el emprendimiento y la generación que operen en la frontera.

Allí convergen inversionistas, empresarios y comerciantes de distintas partes del mundo: turcos, japoneses, árabes, chinos, mexicanos que han mirado en esta frontera un polo de desarrollo económico. Es la puerta de entrada a Colombia y el punto estratégico de negocios hacia el resto de América del Sur.