Según las investigaciones realizadas por el proponente, el senador Carlos Fernando Motoa,  existen más de más de cuatro millones de personas laboran bajo esta modalidad.

El objetivo es actualizar la normatividad laboral, dado que por el confinamiento, existe un aumento en el número de personas que realizan sus labores desde casa y es necesario regular las formas en que se desarrolla el tiempo, la disposición y el espacio en los hogares de los empleados.

Según Motoa, es necesario delimitar el tiempo en que se dispone de las labores y acciones de los empleados, a pesar de estar en casa, necesitan tiempos de pausas activas y horarios. “Se busca delimitar y regular la habilitación de trabajo en casa, toda vez que no es equiparable con la regulación vigente de teletrabajo, contenida en la Ley 1221/2008 y reglamentada en el Decreto 884/2012”, afirmó en entrevista al portal de BluRadio.

Se espera que el proyecto pase a conciliación con la Cámara de Representantes y establezca los siguientes limites:

– La jornada no puede exceder las 8 horas diarias.

– Crea el subsidio de conectividad de 106.000 pesos.

– Crea el derecho a la desconexión laboral para evitar abusos de los empleadores.