sábado, 22 de septiembre de 2018
Enfoque/ Creado el: 2018-07-31 08:20 - Última actualización: 2018-07-31 08:21

Pliego de cargos contra directivos de Fedefútbol por reventa de boletas

La investigación involucra a altos directivos de la Federación de Colombiana de Fútbol; el resultado es después de más de 10 meses de indagaciones.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 31 de 2018

La Superintendencia de Industria y Comercio levantó una investigación y pliego de cargos en contra de la Federación de Colombiana de Fútbol, concretamente a sus dos máximos dirigentes -Ramón Jesurún y Álvaro González Alzate, por el caso de la reventa de boletas en los partidos de eliminatoria.

Se les acusa de haber ejecutado una estrategia que habría dado como resultado la desviación masiva de boletas con fines de reventa.

El famoso caso en el que por medio de una empresa fantasma, se adjudicó la participación de boletas. Ticketshop, que se encargaba de la venta de boletas de la eliminatoria, se asoció con dicha empresa que se creó solo para los partidos eliminatorias, Ticket Ya, para apalancar financieramente la operación.

Ticket Ya finalmente habría sido la encargada de revender estos tiquetes a un mayor precio.

La Federación, en cabeza de sus dos máximos dirigentes, Jesurún y González Alzate, han sido salpicados por el caso.

El control de dicha boletería está a cargo del ente rector de fútbol colombiano y es por eso que Superintendencia le hace responsable.

En el comunicado que lanzó la Superintendencia reconoce que en la investigación que llevan realizando desde hace diez meses, han recopilado información de computadores y envío de correos entre los que aparecen varios desde las instalaciones de la sede de la Federación en Bogotá.

“De la misma manera, la Superintendencia de Industria y Comercio ha recaudado valioso y abundante material probatorio (computadores, contratos, cruce de cuentas, correos electrónicos, mensajes de whatsapp, testimonios y declaraciones) en virtud de visitas administrativas de inspección a distintas empresas y personas en Bogotá, Barranquilla y Cartagena, como también en varias ocasiones a las instalaciones de la FCF en Bogotá” indican.

Debido a este caso de traspaso del contrato entre Ticketshop y Ticket Ya, numerosos colombianos se encontraron ante la imposibilidad de poder adquirir una boleta. La única vía que quedó fue por medio de la reventa que adjudicó Ticket Ya, tras adquirir todas las que estaban disponibles en los partidos de eliminatoria.

La operación fraudulenta se realizó en tres fases según se logró determinar por parte de la Superintendencia:

En la Primera, la Federación le adjudicó el contrato de las boletas a la empresa TicketShop. En este caso la Superintendencia admite que la propuesta económica de Ticketshop era irracional, ya que tan solo cubría el retorno de inversión bajo un escenario del 80 por ciento del promedio, lo que señala Superintendencia como una clara prueba de que recurrirían a la reventa.

En la segunda, la empresa 'Ticketshop' le entrega más de 42 mil boletas a otra empresa externa, 'Ticket Ya', con el fin claro de proceder a la reventa de estas.

En la tercera, la empresa 'Ticket Ya' se encarga de la reventa de estas boletas por un precio bastante mayor al de la taquilla, llegando en algunos casos al 350 por ciento.

“Con todas estas evidencias, la Superintendencia pudo establecer que la conducta investigada se desarrolló por fases sucesivas en el tiempo, en las que cada uno de los investigados jugó un rol específico para contribuir al resultado que se ha indicado, es decir, para el desvío masivo de boletas con fines de reventa en la Eliminatoria al Mundial Rusia 2018” advierten en el comunicado expedido por la entidad.

En estas pruebas recogidas por Superintendencia, acreditan que la FCF, a través de varios de sus altos directivos, autorizó el desvío de esta boletería al mismo tiempo que siempre estuvo informada de los cortes de cuentas entre la empresa encargada oficialmente 'Ticketshop' y la fraudulenta 'Ticket Ya'.

Posibles sanciones

La Superintendencia destaca que las multas que se podrán imponer serán las siguientes:

A los directamente implicados, una multa de hasta cien mil salarios mínimo, el equivalente a 78.124.000.000 de pesos.

A los vinculados con los culpables, hasta dos mil salarios mínimos, el equivalente a 1.562.484.000 de pesos.

La Superintendencia también advierte que en este caso no procederá ningún recurso en contra de la decisión de Superintendencia.

Comentarios