lunes, 12 de noviembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2017-11-19 07:08 - Última actualización: 2017-11-19 07:09

Polémica por remodelación del cementerio de Rivera

Inconforme se encuentra la comunidad del municipio de Rivera – Huila por la remodelación que se ha venido realizando al camposanto local. Según lo expresado por algunos residentes a esta Casa Editorial, el Párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, ha venido desarrollando una labor inapropiada en la remodelación. La autoridad eclesiástica de la comunidad riverense, aclaró la situación.

Escrito por: César Escallón | noviembre 19 de 2017

Viudas y huérfanos de Rivera,  han venido expresando a la opinión pública una gran inconformidad luego de la decisión optada por el cura Rubén Darío Castro Silva, párroco de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro  de Rivera, por la remodelación que vienen ejerciendo al cementerio local.

Según lo expresado por algunos residentes, el cura resolvió renovar el cementerio, proceso que pasa por el desenterramiento y nuevo entierro de sus muertos y por un refugio temporal mientras se ejecuta el proceso.  

Una de las problemáticas que se han presentado como consecuencia de las labores de exhumaciones, ha sido el aumento de personas enfermas que viven en cercanía al cementerio.

«Somos los más perjudicados a tanta epidemia que ha salido por la remodelación. Estamos muy inconformes también por el manejo que le han dado al abrir las fosas comunes; nosotros hasta ahora no nos ha llegado el turno para ir a sacar los restos de nuestro familiar de la tumba y que el padre está cobrando entre $800.000 a $1.000.000 para realizar este trámite de cambio de bóvedas de los restos óseos de los difuntos», expresó María Ilba Castellano.

Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Rivera.

Rubén Darío Castro Silva, párroco de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

“Están haciendo un trabajo inadecuado”

Mercedes Ospina, una de las habitantes del sector expresó que las labores de remodelación se están ejecutando de forma inadecuada.

«Los residentes de las casas aledañas al camposanto estamos molestos porque resulta que han estado haciendo un trabajo de forma inadecuada, esto es un lugar sagrado, ya ni a los muertos los dejan tranquilos. Los que están haciendo esta labor de remoción están dejando algunos restos óseos de los fallecidos regados por el lugar y a raíz de este mal procedimiento los vecinos de las casas cercanas, han estado afectados a varios virus y epidemias. El Párroco hizo una reunión en el templo parroquial y dijo que los que tuvieran propiedad no les iban a cobrar el traslado de los restos a otra bóveda y ahora está cobrando cerca de $800.000», expresó la mujer.



María Ilba Castellano, una de las voceras de la comunidad afectada.

Las remodelaciones se han venido haciendo a las diferentes infraestructuras del Cementerio.

«En pocas palabras la esta ‘embarrando’»

Asimismo, la vocera agregó que las acciones tomadas por el párroco Rubén Darío Castro Silva, han venido trayendo inconformismo; lo que ha sido denominado por la misma comunidad como una ‘embarrada’.

«La está ‘embarrando’, porque no está respetando el camposanto de Rivera y él tiene que respetar eso; si tiene intensión pues que compren otro lote y hagan el Cementerio en otro sitio», concluyó Mercedes Ospina.

De igual manera Elvia Gutiérrez, residente a dos viviendas conjuntas al cementerio, agregó que de la forma que está actuando el líder de la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Rivera, ha hecho pensar a la comunidad en pedir un cambio a las autoridades eclesiásticas, «inconformidad la hay, porque empezó a cobrar  cerca de $900.000 para hacer el cambio de sitio de los cuerpos, la cantidad de dineros que él está cobrando es una cosa muy mal hecha, porque aquí ha habido mucha gente pobre que no han tenido ni cómo enterrar los restos de sus familiares. En esa forma que está actuando del padre, la comunidad ha pensado en ir a buscar las autoridades eclesiásticas para pedir un cambio del Párroco de Rivera», aseveró Elvia Gutiérrez.

“No es inconformidad del pueblo de Rivera, sino de unas cuantas personas”

DIARIO DEL HUILA luego de conocer las versiones de algunos afectados por la remodelación del Cementerio Local, habló con el cura Rubén Darío Castro Silva, líder de la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, quien aseveró que en los tres años que lleva como autoridad eclesiástica de este municipio, ha venido laborando por la comunidad, además esta inconformidad es solamente de unas cuantas personas.

«No es inconformidad del pueblo de Rivera, sino de unas cuantas personas y es sencillamente porque hay que reestructurar el cementerio que es de la Parroquia, y toca cumplir una legislación que existe a nivel del Estado colombiano, esta situación no es porque el párroco se inventó de ir a remodelar, tenía uno que ser masoquista para ir a remodelar un cementerio porque desenterrar muertos es desenterrar problemas. Aquí existe una legislación que es la Resolución 5194 del 10 de diciembre del 2010, del Ministerio de la Protección Social, que se opera a través de Secretaría de Salud Departamental», indicó.

«Nos han llegado comunicados para cumplir la normativa, o cierran el camposanto”

El Párroco de Rivera agregó a este medio de comunicación que realiza estas labores porque de no cumplir con la Resolución 5194 del 10 de diciembre del 2010 del Ministerio de la Protección Social, cerrarían el cementerio del municipio.

«Nos han estado llegando periódicamente comunicaciones de que debemos cumplir la normativa, nos dan un plazo preventorio que son 15 o 20 días los cuales son imposibles de cumplir en ese margen de tiempo, y si no se hace eso nos cierran el cementerio. La última comunicación que me llegó fue el 22 de mayo del 2017 de Secretaría de Salud del Huila, donde me decían expresamente, hemos visitado nuevamente y vemos que hay tumbas, bóvedas, etc, de más de 10 años y no se ha cumplido la norma 5194 que dice que el tiempo mínimo de permanecía de un cadáver en tierra son de cuatro años y en bóveda son cinco años y después de ese tiempo se debe proceder a la exhumación. Además el lugar tiene que tener por norma algunos espacios que son necesarios, como la sectorización, cada sepultura, bóveda u osario, debe tener su rotulación y también cada sector tiene que estar identificado. Además de ello cada cementerio tiene que tener sus vías internas para la circulación de las personas y sus vehículos, tiene que tener una cerca perimetral porque tiene que estar aislados de los predios cercanos, tiene que tener agua potable donde la comunidad la pueda identificar de forma rápida y tiene que tener el agua que sirva para riego. Debe tener además la sala de necropsia, parqueaderos, baños públicos, una portería y una persona que la atienda», explicó el cura Rubén Darío Castro Silva, párroco de la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro  de Rivera.

También habló sobre los primeros procedimientos que ha realizado para la remodelación. «Para dar cumplimiento a toda esta normativa, pues obviamente el primer paso es la reacomodación de los restos óseos que se tienen que hacer; el cementerio de Rivera, tiene 112 años, la primera acta de defunción que tenemos de registro fue en 1961 y ha sido manejado totalmente en un desorden. De todos los que he conocido el más horrible es el de acá, pero por motivos al completo desorden en el que existía, porque antes cada persona iba y sepultaba donde quería a sus difuntos, ahora ya no se puede hacer eso, sino que toca dar ese cumplimiento».

Al parecer el mantenimiento había sido manejado de forma desordenada.

Ya se han venido realizando diversos trabajos de exhumación.

Aclaración de precios

El Párroco comentó los presuntos cobros que tienen inconformes a los familiares de los difuntos.

«La gente está alegando que se están cobrando $800.000 lo que es totalmente falso. A partir de este año se cobran $50.000 de administración al año, que otros cementerios por regarles el jardín y limpiarles la tumba cada dos meses le cobra $30.000. La exhumación cuesta $150.000 que si alguien quiere averiguar como por ejemplo en el de Neiva cuesta $200.000 y si quiere alguien averiguar en un Privado y no parroquial les están cobrando a las personas sobre los $500.000 por la exhumación. Quien no tiene los $150.000 o los $50.000 que se están cobrando para esta labor, pues miramos todas las posibilidades para darle solución; obviamente la persona que uno sabe que puede pagar, pues tiene que pagar esos mínimos costos», concluyó. 

Comentarios