martes, 04 de agosto de 2020
Judicial/ Creado el: 2020-07-08 12:38 - Última actualización: 2020-07-08 12:40

Policía no aceptó cargos por violencia intrafamiliar

El jefe del esquema de seguridad del Gobernador del Huila, Jonathan Martínez, fue acusado por maltrato físico contra su esposa, en un conjunto residencial en Neiva, el pasado 6 de julio. Al Capitán activo lo dejaron libre tras no aceptar su posible responsabilidad.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 08 de 2020

Por el delito de violencia intrafamiliar agravada la Fiscalía acusó mediante la Ley de Procedimiento Abreviado y de Acusador Privado a Jonathan Andrés Martínez, capitán activo de la Policía Nacional, luego de ser capturado en flagrancia mientras golpeaba a su esposa el pasado lunes, 6 de julio, en su casa en un conjunto residencial de Neiva, Huila.

Martínez, quien se encontraba asignado como jefe del esquema de seguridad del gobernador del Huila, no aceptó su responsabilidad cuando le fue trasladado el escrito de acusación.

El juez se abstuvo de imponerle medida de aseguramiento, por lo que el delegado del ente acusador apeló tal decisión ya que había solicitado la detención preventiva en centro carcelario.

El día de los hechos, los residentes del conjunto llamaron a las autoridades por una aparente pelea de pareja en uno de los apartamentos. Al llegar, los uniformados se percataron del presunto maltrato a una mujer quien presentaba golpes en el rostro. La víctima fue trasladada a un centro asistencial y su esposo capturado.

A la mujer le fueron otorgadas medidas de protección, entre ellas, que el acusado desaloje la casa que los dos compartían por constituirse en una amenaza para su integridad.

Además, al presunto agresor debe abstenerse de entrar a cualquier lugar donde ella se encuentre, como quiera que dicha limitación resulta necesaria para prevenir que la perturbe o la intimide y se le obliga al procesado a acudir a tratamiento reeducativo y terapéutico en una institución pública o privada que preste tales servicios, por 60 días.

Finalmente, la Policía Nacional realizará la reubicación del oficial y se espera posiblemente que un uniformado proveniente de Bogotá ocupe el cargo, mientras se realiza la designación.