lunes, 22 de abril de 2019
Política/ Creado el: 2014-10-22 04:04

Senador Macías solicita suspensión de las obras de El Quimbo

En debate de control político en la Comisión Quinta del Senado, el congresista huilense expuso, con documentos, que Emgesa no ha cumplido con la comunidad.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 22 de 2014

Ernesto Macías Tovar, senador huilense por el Centro Democrático, pidió ayer la suspensión inmediata de las obras del proyecto El Quimbo que se adelanta en el departamento del Huila, alegando incumplimientos sistemáticos de parte de la firma Emgesa.

Macías, en desarrollo del debate realizado ayer en la Comisión V del Senado de la Republica, fue vehemente al revelar las contradicciones existentes entre las autoridades ambientales en torno a la ejecución del proyecto de El Quimbo, especialmente en temas como el manejo de los residuos sólidos, en las medidas propuestas para controlar la tala y aprovechamiento ilegal, en las actividades compensatorias de reforestación, aspectos en los cuales, según la CAM y la Contraloría General de la Republica, se ha incurrido en incumplimientos. No siendo así para la Anla, entidad que en respuesta a los cuestionamientos del congresista huilense, expresó que todo se estaba cumpliendo.

Macías hizo un fuerte llamado de atención a  la Anla a quien le manifestó no ser un interlocutor público que atienda los incumplimientos a las obligaciones establecidas en la licencia, limitándose a darlas a conocer a Emgesa sin ningún tipo de seguimiento y evaluación, razones por las que el senador pide la suspensión provisional del proyecto, mientras se verifica el cumplimiento de cada uno de los compromisos, teniendo en cuenta que la hidroeléctrica tiene un grado de avance de ejecución del 80 por ciento.

Y es que por estas irregularidades e incumplimientos el senador le solicitó a la Procuraduría General de la Nación, intervenir de manera inmediata en la ejecución del proyecto, adelantando las investigaciones pertinentes en aras de establecer el cumplimiento de los compromisos y las afectaciones y graves consecuencias a las  que conlleva la ejecución de la obra.

Por otra parte, Macías hizo hincapié en la ausencia de un plan de manejo arqueológico teniendo en cuenta la presencia de piezas de valor científico y cultural, durante los procesos de excavación, sin colocar dicha situación en conocimiento de las autoridades dentro del término de ley. Frente a este hecho el gerente de Emgesa, Lucio Rubio, aceptó que se habían encontrado más de cuarenta mil piezas arqueológicas en la zona.

Afectaciones al sector piscícola

Además de referirse en dicho debate el senador Macías a los procesos de expropiación, daños ambientales en la construcción de vías, desarrollo económico, reconstrucción de infraestructura social y restablecimiento del tejido social, puntualizo en el tema de la piscicultura, revelando las graves consecuencias que trae la disminución del caudal promedio del río Magdalena, al pasarse de 160 metros cúbicos por segundo a 35 metros cúbicos por segundo, afectándose de manera grave la industria, la generación de empleo.

Por su parte el director de la CAM, Carlos Alberto Cuellar Medina, manifestó que no hay avances efectivos ni reales, exigió que se debiera hacer una actualización de los impactos ambientales del proyecto.

El gerente de Emgesa, Lucio Rubio, enmarcó su intervención asegurando que su compañía ha cumplido a cabalidad con los compromisos adquiridos y exigidos por los acuerdos y señaló que no existe ningún tipo de falla geológica en la zona del proyecto y frente al tema arqueológico anunció que en el terreno tiene trabajado a 30 arqueólogos.

Finalmente el senador Ernesto Macías le solicitó a la Comisión V del Senado, al ministro de Ambiente, a la viceministra de Minas y Energía, al director de la Anla y al Gobierno que se realice una visita al proyecto con el fin de escuchar a la comunidad y verificar en el terreno los compromisos adquiridos por Emgesa, en la licencia ambiental que les fue otorgada y finalizó diciendo que la obra tiene un retraso de 190 días por los paros y bloqueos.