Acoso laboral, sexual y reuniones descontextualizadas, las denuncias que expuso la Corporación Anticorrupción Internacional ante la Procuraduría General de la Nación contra el general (r) Palomino, por las que fue sancionado e inhabilitado por 13 años.

Los hechos de la investigación apuntaban a determinar si el coronel Flavio Heriberto Mesa Castro, quien en ese entonces era el comandante del departamento de Policía de Cundinamarca se había contactado con el coronel Ciro Carvajal Carvajal, secretario general de la instituciónpara pedirle que se reunieran con otro coronel, Reinaldo Alfonso Gómez Bernal.

El objetivo de esta reunión era presionar a Reinaldo Gómez para que se retractara de sus afirmaciones a cambio de absolverlo disciplinariamente de un proceso que tenía en su contra en esa misma entidad.

Reinaldo Gómez afirmó que el general (r ) lo acosaba laboralmente. La Procuraduría abrió la investigación por las afirmaciones de Gómez, según el fallo del Ministerio Público habían: “Pretensiones amorosas y sexuales por parte del general Palomino hacia él, ejercicio indebido de control disciplinario dando órdenes para sancionarlo movido por pasiones sentimentales y situaciones administrativas, presuntamente, irregulares relacionadas con el ascenso de patrulleros y uniformados en la Institución”.

Con el fallo de la Procuraduría, esta entidad validó que si habían evidencias de que en efecto el general sí tuvo que ver con las presiones que sufrió Gómez para retirar las acusaciones en su contra. También señala que los participantes de la reunión adelantada en 2015 en la que el Coronel Gómez grabó, indicaron que fue: “Inconveniente que Gómez hubiera radicado una queja contra el general” por lo que según el fallo de la Procuraduría señala que el objetivo de la reunión era un documento de retractación del Coronel sobre lo denunciado contra el general (r ) Palomino.