Luego del alza en los precios del propano y butano, algunos distribuidores y la Asociación Colombiana del GLP (Gasnova) se declararon preocupados por el incremento del costo de los cilindros de gas propano o GLP en el país.

En lugares como la costa Atlántica, en febrero el gas subió $436 cada kilo, un 37 % respecto al año pasado. Y en el interior del país pasó de $951 el kilo a $1.228 del año pasado. Por eso, dicen que este incremento impactó a las 12 millones de personas del país que consumen este gas.

Según Gasnova, el precio de las pipas de gas subió debido al incremento del propano y butano Mont Belvieu en Estados Unidos.

Alejandro Martínez, presidente de esta asociación, dijo que el incremento de los precios de venta afecta en especial al usuario final.

Para Gasnova, el alza se da en medio de un crecimiento de su sector, pues, según sus cifras, el consumo de gas propano viene en aumento desde el año 2019.

Según la asociación, se han dado buenos acercamientos con el gobierno, pero se necesita de un techo monetario que garantice la estabilidad del energético, y esa respuesta la tiene la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg).

A esta comisión fue enviada una carta por parte de Gasnova, en la que se le solicitaba atender a su llamado.