Diario del Huila

Preocupa el bullying

Feb 21, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Editorial 5 Preocupa el bullying

Alguna vez de nuestras vidas, hemos sido sujetos de acosos en la etapa escolar, a través de las diferentes manifestaciones como se presentan en la actualidad. El acoso escolar se presenta de cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula, como a través de las redes sociales, con el nombre específico de ciberacoso.​ Estas prácticas son detestables, porque pueden dejar huellas que en muchas ocasiones generan alteraciones en el comportamiento de los adolescentes. Prácticas como el matoneo o el acoso escolar se niegan a desaparecer de los centros escolares.

Actualmente en algunas Instituciones Educativas se presentan agresiones físicas entre los mismos estudiantes, que terminan en lesiones físicas. Estos actos están preocupando a las autoridades educativas, por el incremento, que inclusive desborda la capacidad de respuesta de los estamentos educativos y que se niegan a desaparecer, justo allí, en el escenario donde se supone que se edifican y consolidan valores como la amistad y el compañerismo. Es una cruel contradicción. Durante los últimos tres años, antes de la pandemia y ahora que regresamos a la presencialidad, se han presentado estos casos aberrantes, que desdibujan el quehacer educativo.

Lo sucedido con estos episodios de bullying, nos obliga a preguntarnos de qué manera nuestros jóvenes están resolviendo sus conflictos, hasta dónde el ambiente del país y de la ciudad los está motivando a arreglar los problemas por la vía de la violencia; ¿cuál es el papel que en este frente vienen desempeñando las distintas autoridades: ¿Educación, entidades y las mismas familias? Cierto es que hechos de matoneo o acoso escolar los ha habido peores en el pasado reciente. Pero esto no obsta para hacer un llamado de atención a la sociedad en su conjunto, que debe entender que comportamientos como los exhibidos en este caso no surgen de manera espontánea y que algo de responsabilidad nos cabe a todos.

Pero esto no ha sido gratuito ni espontáneo, sino el resultado de la visibilización de una situación que silenciosamente ha tendido a normalizar los abusos en los centros educativos. La perspectiva es favorable, y solo se espera que los compromisos planteados se lleven a la práctica de manera urgente. Y, más allá de estas investigaciones, la situación ha tenido mayor notoriedad a través de miles de denuncias que se difunden a través de los medios de comunicación y redes sociales. Han servido de válvulas de escape para muchas directivas de establecimientos educativos que libremente que han contado sus experiencias de maltratos desde sutiles hasta preocupantes y diversas formas de agresión física, emocional y sexual. Erradicar el maltrato de las aulas es una parte de esa humanización que en la educación todos claman.

 

 

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto