El presidente argentino, Alberto Fernández, anunció el viernes a medianoche que resultó positivo a COVID-19 en una prueba de antígenos a la que se sometió tras registrar síntomas compatibles con la enfermedad y más de un mes después de haber recibido la segunda dosis de la vacuna.

“Al terminar el día de hoy (viernes), luego de presentar un registro de fiebre de 37,3 y un leve dolor de cabeza, me realicé un test de antígeno cuyo resultado fue positivo”, informó Fernández a través de su cuenta de Twitter, y aclaró que aguarda el resultado de un PCR que le confirme que cursa la enfermedad.

El mandatario, que este viernes cumplió 62 años, fue aislado en forma preventiva y aclaró que se encuentra “físicamente bien”.

“Aunque hubiera querido terminar el día de mi cumpleaños sin esta noticia, también me encuentro bien de ánimo”, aseguró.

El presidente argentino completó el esquema de dos dosis de la vacuna Sputnik V, del laboratorio ruso Gamaleya, la primera de ellas recibida el 21 de enero y la segunda el 11 de febrero, según dijeron fuentes de Presidencia.

“Si bien estamos a la espera de la confirmación a través del test PCR, ya me encuentro aislado, cumpliendo el protocolo vigente y siguiendo las indicaciones de mi médico personal”, amplió el mandatario.

La prueba de antígenos es una detección rápida mediante hisopado nasal o de garganta, pero es menos sensible que la prueba molecular o de PCR.

“He contactado a las personas con las que estuve reunido en las últimas 48 horas para evaluar si constituyen un contacto estrecho para que hagan el aislamiento”, indicó Fernández.