Por: Carlos Eduardo Trujillo González

Por estos días se han vuelto muy populares frases como, “resistencia y primera línea” expresiones que miradas desde diferentes orillas tiene su significado y contexto por quienes las usan es sus intervenciones, arengas y manifestaciones en el uso del derecho a la protesta social y en paz; obviamente no me refiero a los vándalos que generaron, destrucción, violencia, daño y delitos.

En una esquina, los que en primera línea compusieron las arengas, gritaron lo que sentían sin quitarse el tapaboca, pintaron su cara de forma artística, los que se manifestaron a través de la música, los que empuñaron la bandera, los que artesanalmente hicieron su cartelera, aquellos que cerraron su negocio de forma voluntaria para salir con su familia y sus empleados a marchar, de los que hicieron de su propuesta un dibujo, un documento, un análisis propositivo, critico pero constructivo, esperando ser escuchados, pero muy seguramente no queriendo ser idiota útil de nadie. “expresión autentica de los que significa democracia en un estado social de derecho”.

En la otra esquina, en primera línea y seguramente hasta participantes de manera sincera y ocasional de las mismas marchas, movilizaciones y actividades propias de la protesta social se encuentran aquellos que después de haber hecho un esfuerzo épico, muchos de manera familiar, comercial y empresarial para sobrevivir después de los efectos ocasionados por la pandemia para buscar sin duda una salida o alternativa de esperanza para salir de la crisis; esos mismos que desde la informalidad, desde lo artístico, artesanal, agrícola o pecuario han producido para ofrecer día a día un  aporte a esta sociedad que tanto necesita del esfuerzo de todos.

Esos mismos que en primera línea ha esperado el levantamiento de los bloqueos que permitan la salida de sus productos agrícolas, como la panela, el café, que  ha tenido los precios históricos pero que no ha podido ser comercializarlo y en muchos de los casos sin poder recogerlo a falta de personal que no ha podido llegar a la región, productos perecederos como verduras y frutales se pierden en los cultivos y carreteras, al igual que la difícil situación de los ganaderos productores de leche y carne, los avicultores, piscicultores que no han tenido  comercio ni trasporte y con la amenaza de perder sus animales a falta de alimento y medicinas.

En primera línea siempre han estado verdaderos héroes del sector salud, que con las afujías de más de un año de sacrificios hasta de sus propias vidas hoy atienden los heridos que de lado y lado de la protesta e incluso hasta los que no participan en ella y también caen, así mismo en primera línea estamos los que hemos llamado a la reflexión, a la calma y a la búsqueda de soluciones alejadas de la violencia, propendiendo por la sostenibilidad de las instituciones y del respeto a quienes piensan diferente. Recuerden, Colombia somos todos.