sábado, 16 de diciembre de 2017
Opinión/ Creado el: 2017-12-06 08:53

Propuesta para el salario mínimo

Escrito por: Editorial | diciembre 06 de 2017

Durante los dos últimos meses del presente año, las centrales obreras, gremios de la producción y el equipo económico del alto gobierno, han venido expresando su intencionalidad para incrementar el salario mínimo legal mensual para el 2018, de acuerdo con el comportamiento macroeconómico que ha tenido el país, durante los primeros once meses del año. De acuerdo con los expertos han inferido que la inflación de la presente vigencia estará bordeando el 4%. Los trabajadores han esbozado su propuesta de aumento en un porcentaje que oscila entre el 9% y 12%. Los gremios de trabajadores esperan que el aumento se aproxime al 12 %. Los empresarios sugieren que sea proporcional a la inflación. Con estas diferencias entre las aspiraciones de los trabajadores y la oferta de los empresarios, será muy difícil llegar a una concertación y le tocará al ejecutivo nacional, tomar la decisión de establecerlo por Decreto, como viene ocurriendo desde la negociación del 2014 y que éste, estará en niveles del 4 por ciento, pero no más allá del 5 por ciento.

Paralelo a lo anterior, se presentan algunas consecuencias en el comportamiento del sector informal de la economía colombiana, porque están relacionadas con el mercado laboral y que empiezan a destacarse durante la temporada decembrina. De acuerdo con las estadísticas emanadas del Dane, durante la vigencia de 2016, existieron 11,9 millones de ocupados, de los cuales el 48,6 % era informal. De acuerdo con el Banco de la República, se estima que por cada punto porcentual que se incrementa el SMLM, la informalidad aumentaría en 0,18 puntos porcentuales en las zonas urbanas de las ciudades. La desaceleración económica que está presentando la economía del país, ha venido permeando de forma negativa la dinámica productiva del país, afectando las ventas de bienes y servicios en los diferentes establecimientos comerciales que operan en las ciudades colombianas. Los comerciantes se encuentran supremamente preocupados porque durante la presente vigencia no ha sido un buen año para el comercio.

Esta afirmación es coherente, porque los nuevos impuestos creados dentro de las tres reformas tributarias que fueron aprobadas por el parlamento colombiano durante los dos gobiernos están contribuyendo a pauperizar a las familias colombianas. El gobierno nacional se ha vuelto insaciable en la creación de nuevas tasas tributarias para corregir los desequilibrios presupuestales, sin medir las consecuencias en la eficiencia económica y en el bienestar de los colombianos. La crisis del comercio formal de Neiva se ve reflejada cuando recorremos los centros comerciales de la ciudad. Algunos almacenes y locales se encuentran en liquidación y otros no han podido reabrir sus puertas, por los altos costos de operación y la baja demanda de bienes y servicios que se ha convertido en una constante, en todo el territorio nacional. Más de 400 establecimientos comerciales en esta ciudad, han tenido que clausurarse por estos motivos anteriormente expuestos.

Comentarios