Diario del Huila – Comunidad

Por: Juan Manuel Macias Medina

En horas de la noche, por la calle 64 aledaña al barrio El Cortijo, se logra apreciar varias trabajadoras sexuales, esto se ha convertido desde hace dos años aproximadamente, en la principal problemática que afronta el sector, pues según sus habitantes, en el barrio hay menores que pueden verse afectados por estas prácticas. A esta problemática, se suma el alto consumo de alucinógenos en el barrio y la presunta venta de drogas en las zonas.

Estas problemáticas han venido afectando de manera directa a los residentes del barrio, pues para ellos, esto se debe a la falta de iluminación en algunos sitios, a la cual se suma la falta de Policía en el sector.

Zonas verdes del barrio son utilizadas para el consumo de drogas.

Zonas verdes del barrio son utilizadas para el consumo de drogas.

“Este barrio tiene muchas zonas verdes, estas no son utilizadas y además no cuentan con iluminación, por eso es que cogen estos sitios para hacer lo que se les da la gana, además de eso, últimamente hemos tenido, aparte de la drogadicción, un problema más grande y es la prostitución”, sostuvo Rosa Cleves Rodríguez, habitante del barrio El Cortijo, quien además, manifestó verse afectadas por las inusuales prácticas. “No estoy en desacuerdo con las personas que ejercen el oficio, pero para eso hay sitios, no tienen porque venir al barrio de uno, en donde uno pasea a los hijos a venir a hacer lo que quieran”, indicó con preocupación la habitante.

Para Nilson Cuellar Dussan, la utilización de estos espacios para ejercer la prostitución, trae consigo otras problemáticas, pues según él, las personas que se dedican a este oficio, también son responsables del expendido de drogas en el sector. “Uno ve que paran motos y se meten al monte, yo no sé qué harán pero muy seguramente es a comprar vicio y a hacer otras cosas, las autoridades deben poner atención a esto que está pasando porque en unos años no vamos a tener solución para esto. La Policía vino y los corrió, pero el problema sigue porque se hicieron 200 metros más abajo, y nosotros no queremos eso, queremos es que se desplacen a los sitios que son para eso”, expresó el residente.

Comunidad exigió a la administración municipal, una pronta intervención a la Transversal Séptima.

Comunidad exigió a la administración municipal, una pronta intervención a la Transversal Séptima.

Consumo de licor en centros recreativos

Los habitantes de este barrio, además de enfrentarse a la drogadicción y la prostitución que desde hace varios años los azota, también han tenido que luchar con el consumo de licor en el principal escenario deportivo del barrio. “Las canchas del barrio son otro problema porque hay personas que venden licor. No tienen conciencia, estos sitios no son para emborracharse, son para ir y compartir en familia. Allá no puede haber un partido porque se ponen es a tomar y nadie les dice nada”, agregó Cuellar.

“Quiero hacerle un llamado a la administración municipal, para que tome las medidas que se tengan que tomar, porque los escenarios deportivos son para hacer deporte y no para que sean cogidos de discoteca”, puntualizó el habitante.

Falta de conciencia ambiental, otra problemática de El Cortijo

Otro problema al que se enfrentan los habitantes del barrio El Cortijo, es a la falta de conciencia ambiental de algunos habitantes de la ciudad. Habitantes manifiestan que hay una calle, que aunque queda distante al barrio, afecta a la ciudad en general.

Según Roció Medina Luna, esta calle ha sido una problemática no solo para los barrios aledaños, sino para toda la ciudad, pues si fuera intervenida; reduciría la drogadicción en el barrio, mejoraría la movilidad y disminuiría la contaminación ambiental. “Durante  años hemos tenido el problema de la transversal que comunica la avenida 26 con la calle 64, ya nos dijeron que la iban a arreglar, nosotros necesitamos que agilicen porque ya son varios años los que lleva esa calle así, donde estuviera buena, se descongestiona la avenida 26 y la calle 64. Además, ese sitio es el basurero de Neiva y la casa de muchos habitantes de calle, confiamos en las labores de la administración actual y por eso necesitamos que nos mejoren la situación”, sostuvo Camilo Esteban Rodríguez, habitante del barrio El Cortijo, ubicado en la comuna dos de la capital opita.