Diario del Huila

¿Qué celebra el campo, entre la pandemia, el paro y el abandono estatal?

Jun 3, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Comunidad 5 ¿Qué celebra el campo, entre la pandemia, el paro y el abandono estatal?

DIARIO DEL HUILA, COMUNIDAD

Por: Hernán Galindo

A los campesinos colombianos les cayó la roya, como se dice popularmente. Se les juntaron dos terribles males, que se suman a los problemas y necesidades históricas que arrastra el agro nacional por culpa de malas políticas y malas administraciones.

Por eso, el Día del Campesino que se celebró ayer con el fin de rendir homenaje a todos aquellos hombres y mujeres que se sacrifican cumpliendo con un trabajo arduo en el sector agropecuario sirvió más para hacer una cuenta de cobro de la situación tan compleja que está sufriendo una actividad tan importante de la economía para un país como el nuestro.

“En esta fecha, tradicionalmente, se reconoce la labor de las y los campesinos de Colombia en el desarrollo económico del país, la seguridad alimentaria y la preservación de las tradiciones culturales del área rural de Colombia, pero esta vez no es así, estamos atravesando un viacrucis”, afirmó Leopoldo Chicangana.

Son base de la economía como el sector panelero tan afectado por esta época.

 

La mala hora del sector

Y es que primero apareció la pandemia del Covid-19 atacando al sector agrario y ganadero con consecuencias para la estabilidad económica, la seguridad regional, así como la producción y comercialización de alimentos.

Según los diversos testimonios recogidos por Diario del Huila, las cuarentenas estrictas y restricciones de movilidad a nivel departamental y nacional, derivadas del virus, produjeron duras consecuencias y daños en el mercado.

“Hubo producción suficiente para atender la demanda de los hogares durante la cuarentena, pero los precios al productor se vieron afectados por el cierre de restaurantes, hoteles, colegios, la actividad turística, y hasta los casinos de alimentación de las empresas”, manifestó Leandro Reyna, comercializador de Surabastos de papaya, piña y sandía.

Y suman los eternos problemas estructurales para la comercialización de las cosechas y hasta el impacto de fenómenos naturales como el invierno que ha azotado a algunas regiones del país.

“No olvide la importación de alimentos a menor costo, debido a Tratados de Libre Comercio- TLC, que compiten con productos nacionales, y los llamados intermediarios (personas que imponen el precio de compra y venta de productos agrícolas) lo ha generado una crisis social y económica en los territorios”, señala Faiver Losada, a quien encontramos en una de las marchas de ayer en Neiva.

 

Parte de las consecuencias, explicó el dirigente Gustavo Garzón, son millones de pesos perdidos en cosechas que no se vendieron, familias agrícolas endeudadas, aumento en la desocupación o contratación a bajo costo, y deserción del campo por parte de cultivadores debido a la falta de solvencia económica para seguir sembrando.

Yajaira Puentes, llevando una bandera de Colombia, se queja de que mientras gran parte del país estuvo paralizada a causa del Covid, “en Colombia hubo un grupo de personas que nunca han detenido su labor, a quienes en estas circunstancias pueden ser considerados como héroes. Siempre han estado ahí para todos, pero que muchas veces son ignorados e incluso invisibles para la comunidad”.

“Merecemos felicitaciones y reconocimiento, está bien, pero también acción del Estado en el campo porque a pesar de la emergencia que estamos atravesando el virus continuamos trabajando en los campos, generando alimentos y garantizando la seguridad alimentaria de toda la gente en la ciudad o áreas urbanas”, opinó Garzón.

Están de acuerdo en que no importa si es desde una parcela o una gran explotación, con un azadón o una cosechadora, el trabajo de las mujeres y los hombres del campo se iguala en la mesa de gente cuando pasa a disfrutar un alimento, una fruta, una hortaliza o verdura.

Leovigildo Rojas señala que no sólo se debe rescatar el papel del campesino en esta actual pandemia, sostiene que la ruralidad ha estado en aislamiento forzoso desde hace décadas, “qué digo, siglos…, desde siempre”.

“El campesino que madruga al ordeño o dobla su espalda en el cultivo sin reparar en pandemias, es un microempresario que necesita crédito, porque los insumos se encarecen y parte de su esfuerzo queda en intermediarios inescrupulosos; y el mediano y el gran empresario rural también necesitan preservar el empleo», concluye.

Para el labriego Jorge Mora, “detrás de eso, lo que hay es una protección a los importadores en detrimento de los campesinos” y afirmó que el tema siempre permanece “calladito”.

A la dependencia de productos importados hay que sumar la “cantidad de intermediarios” que hay entre la bodega y la finca “que hacen que se vaya elevando el costo”, agrega.

De repeso los bloqueos

Aunque muchos justifican el paro nacional y las protestas, por al abandono estatal y promesas incumplidas, en educación, servicios públicos, salud, vías y corredores de comercialización, opinan que a la larga los bloqueos los han perjudicado.

“Han hecho que disminuya en 40% el desplazamiento de camiones con alimentos, lo que ha provocado que toque botar el producto, no se justifique la recolección, se suban los costos de desplazamiento y hasta llegue de otras partes, donde sí hay tránsito”, responde Clímaco Pérez.

Y es que el reporte de las áreas rurales es que los taponamientos han ocasionando desabastecimiento de combustible y alimentos, lo cual deja hasta el momento pérdidas incalculables.

Así, en resume fue la tal celebración del Día del Campesino, con la incertidumbre hacia el futuro que no se plantea nada diferente a los antes dicho.

RECUADRO

Opina la comunidad

Juan Parra: soy campesino y necesito que nos haga el favor y le baje a los insumos para seguir trabajando y darle empleo a la gente, para mandarle la comida a todos los de la ciudad.

Libardo Corredor: soy campesino y entiendo que por el paro y las consecuencias que tendrá habrá subida de precios y el desabastecimiento en el país, pero es culpa del gobierno.

Leonor Peñuela: soy campesina y pienso que la época de cosecha ya está encima y ello es una preocupación material para lo que está pasando.

Campo Elías Alfonso: Ojalá el Gobierno evitara los intermediarios, así que la ganancia es aún mayor para los productores que han estado a punto de perderlo todo por tantos problemas.

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila 👋
¿En que podemos ayudarte?