DIARIO DEL HUILA, COMUNIDAD

Por: Hernán Galindo

El barrio El Limonar se encuentra ubicado en la denominada comuna Sur o Seis de la ciudad de Neiva, localizada al sur del área urbana sobre la margen derecha del río Magdalena siendo la comuna más extensa, de mayor proyección urbanística, industrial y comercial de la ciudad, contando con el Centro Comercial Oasis Plaza.

Diario del Huila visitó, como es costumbre, en esta ocasión El limonar, que se fundó hace más de 30 años. Este sector pertenece a Neiva la Nueva, que comienza desde el barrio Timanco, existían muchos árboles de limonero y de ahí se deriva su nombre.

Las primeras casas fueron construidas en la manzana contigua a la Institución Educativa El Limonar. “No fue fácil al principio, las personas no querían vivir en este sector porque manifestaban que era muy alejado del centro, prácticamente como si fuera un municipio aparte de Neiva”, recuerda don Arsenio Castro, uno de los fundadores y edil de la comuna seis.

María Eugenia García de Peralta, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la parte baja en El Limonar, nos hace el recuento sobre cómo se construyó el parque que visitamos por invitación suya y de don Arsenio Castro.

“El parque, ubicado en la carrera 38 Bis, entre las calles 22 a la 24, se construyó en lo que antes fue un parqueadero que administraba la Junta de Acción Comunal, comenta doña María Eugenia. Se realizó en dos etapas, una primera etapa fue el polideportivo que fue apoyado por el gobernador Juan Cárdenas y la zona verde, con cancha de arena y juegos para niños, en la administración del alcalde Pedro Suarez”, recuerda.

La Presidenta de la JAC nos anticipa que está en proceso la readecuación del polideportivo, el parque para niños y la cancha de arena. Sobre esta última “ya hay un proyecto que incluye la realización de desagües y canales para evitar que se inunde, como sucede cada vez que llueve”, comenta.

“Para el polideportivo y el parque de los niños existe la voluntad del Secretario de Deportes de Neiva para hacer los arreglos correspondientes”, concluye.

Institución educativa el limonar que le dio el nombre al barrio.

Al recorrer el escenario que visita Diario del Huila, encontramos amplias zonas verdes, no en muy buen estado, las alcantarillas de aguas lluvias también tienen deterioro que invitan a cambiarlas, los pasajes peatonales en algunos lugares muestran adoquines que han sido sacados de su lugar. Las zonas verdes también requieren mayor atención.

“Falta sentido de pertenencia y por eso los daños en el lugar. Usted puede ver los daños en el rodadero para los niños y en el caso del polideportivo los daños son evidentes”, dice Mario López, un residente que pasa ocasionalmente por el lugar.

Es evidente que no se hace un mantenimiento permanente y adecuado al parque, que está rodeado de residencias, pero que en los últimos tiempos se ha convertido en zona comercial. Se pueden observar, restaurantes, supermercados, una panadería y hasta una droguería. Y es que la zona es el centro de El Limonar en donde convergen las rutas de transporte público.

Por uno de los costados está la institución educativa El Limonar, que le dio el nombre al barrio, y cerca a esta se ubica el polideportivo en donde entrena una niña patinaje. Nos adentramos por el sendero peatonal que se observa tiene deterioro en sus ladrillos. Han sido arrancados al parecer por vándalos que no aprecian el lugar.

Abordamos al entrenador Óscar David Muñoz, instructor de patinaje que trabaja en el barrio desde hace dos años y conoce el estado del lugar. “Se han hecho campañas de limpieza, y en la cancha de arena con Ciudad Limpia#, relata.

Pero el estado del polideportivo no es el mejor, no hay cestas, para lo del baloncesto, el piso para voleibol y microfútbol, no ofrece las mejores condiciones. Que mejoren el piso que se ha deteriorado y se pueda contar con el escenario en condiciones adecuadas.

Pide un uso exclusivo para el deporte y no para el consumo de sustancias sicoactivas, que perjudica a los cerca de 50 niños que entrenan en la semana. “Que nos arreglen los escenarios de manera urgente porque son de todos y para todos”, concluye.

Nos adentramos en el escenario y podemos observar que efectivamente, los tableros de baloncesto no tienen los aros, las porterías de microfútbol están en mal estado y hasta las graderías ya se han deteriorado con el paso del tiempo. Como dice el ‘profe’, se requiere acción urgente para su readecuación.

Al acercarse al parque de niños, se observa una serie de juegos que son atractivos para los menores, especialmente los fines de semana. “Ahora con lo de la pandemia casi no se traen, pero en época normal son fundamentales para la recreación de los niños”, interviene Marina Losada, una ama de casa que llega al notar nuestra presencia.

El rodadero es el que necesita intervención inmediata, en su parte central se puede observar un gran agujero que no permite deslizarse por el mismo. Ojalá sea pronta la solución para la diversión de los chiquillos del sector, pensamos.

Los senderos peatonales son amplios y están rodeados de zonas verdes que le dan un ambiente agradable al parque. Claro que como se comentó se requiere mantenimiento para darles un mejor aspecto.

Polideportivo en el que entrenan niños durante toda la semana.

Al llegar a la cancha de arena no se observan daños a simple vista. Está rodeada de casas por uno de los costados y de prados por el otro. Al igual que en todo el lugar, el entorno es agradable. No pudimos comprobar lo de la inundación, ya que no había llovido en los días previos a la visita.

Es el panorama que encontramos en este barrio de la comuna Seis y su parque, como centro principal de reunión, tanto para la práctica deportiva como otras actividades, por la ubicación y lo amplio del lugar. Ahora resta esperar que haya una respuesta pronta y una intervención clara como se ha anunciado para el bienestar de esta comunidad en la ciudad de Neiva.

Nos marchamos no sin antes comprometernos con don Arsenio Castro, el edil que gentilmente nos invitó y doña María Eugenia García de Peralta, presidenta de la Junta de Acción Comunal para volver a visitarlos y dar a conocer cosas positivas del barrio del que están orgullosos.