Diario del Huila

Que no repose la pluma

Ago 5, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Que no repose la pluma

Diana Sofía Giraldo

Me afectó mucho la última columna de Monseñor Rafael De Brigard donde anuncia que suspende su pluma en este diario y se retira a sus cuarteles de invierno a reflexionar desde la fe porque, entre otras razones, «son tiempos confusos. Tiempos en que todo ha sido puesto en duda, en cuestionamiento. Son días en que la verdad, porque la hay, ha sido maltratada como pocas veces en la historia…Por otra parte, creo que en Colombia vienen tiempos difíciles, demoledores, caóticos y de venganzas también conceptuales».

Durante las últimas semanas me han estado dando vueltas en la cabeza las mismas preocupaciones que planteó el padre De Brigard. Agregaría que se avecinan tiempos muy oscuros para el ejercicio de la libertad de expresión en Colombia. Quien se atreva a disentir de lo «políticamente correcto», será linchado en las redes y también en las calles. Basta asomarse a Twitter.

De Brigard es uno de los pocos líderes de la Iglesia Católica que se ha atrevido a alzar la voz a favor de todos, que no confundió evangelización con proselitismo ideológico, ni defensa de derechos humanos sólo para favorecer a algunos humanos. No sufre de temor reverencial frente a la política. No ha pretendido reacomodar el pensamiento de JESÚS, ni ha guardado silencio frente al aborto, la eutanasia o el mal llamado «matrimonio igualitario» para quedar a tono con el gobernante o poder de turno.

Así describió en el 2017 en «El catolicismo» cómo sería un eventual gobierno de Gustavo Petro:

«Los regímenes de inspiración en la izquierda y que se vuelven radicales ya son conocidos por su forma de gobernar: supresión de derechos, comenzando por los de expresión, participación en política, libertad de enseñanza, libre circulación dentro y fuera de la nación, etc. Y, finalmente, caen sobre la libertad religiosa, la cual termina siendo coartada, si no suprimida». Agregó: «A un posible triunfo de Petro no le serían extrañas rápidas adhesiones de fuerzas que fueron armadas como las Farc, el M-19 y, seguramente el ELN se sumaría rápidamente a la toma del poder. Y tampoco sería de extrañar que al interior de la Iglesia en Colombia algunos sectores pudieran revelar sus simpatías por esta ideología política, supuestamente favorable a los más pobres».

No está solo, padre De Brigard. Su pluma se silencia para tristeza y orfandad espiritual de nosotros, sus lectores, pero en usted anida la Verdad que ningún régimen ni civil, ni eclesiástico le podrá arrebatar.

Hoy, justamente, encontré esta frase de Zygmunt Bauman: «La tolerancia absoluta de todo y para todo, es el valor dominante. Lo único que no se tolera en tiempos posmodernos son las convicciones firmes, las que no se sujetan a consenso, pues la época líquida, no tolera lo sólido y lo vomita».

Como bien lo dice en su columna de despedida: “Dios siempre está presente en la historia porque Él también va escribiendo la suya en medio de las mil vicisitudes de la vida humana. Y esta caligrafía divina es mucho más interesante que la nuestra”.

¡Gracias por el ejemplo de su fe que le permite saber dónde reside el poder!

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto