miércoles, 24 de julio de 2019
Judicial/ Creado el: 2019-07-06 01:25 - Última actualización: 2019-07-06 01:26

Recibía dinero de extorsión a una empresa transportadora

Un sujeto exigía inicialmente la suma de $40 millones, los cuales negoció hasta acordar el pago de 28 millones de pesos. Además, le pedía a la empresa 100 pares de botas para los integrantes de la organización delincuencial.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 06 de 2019

En desarrollo de operación de control territorial, agentes de la policía judicial CTI de la Fiscalía Seccional Huila, en coordinación con miembros del Gaula Militar, capturaron en flagrancia a un hombre por el delito de extorsión en el municipio de Pitalito, Huila.

Los hechos iniciaron mediante llamadas telefónicas extorsivas, realizadas a una empresa de servicios de transporte intermunicipal. El sujeto se identificaba como Grupo Armado Organizado Residual del frente primero, al mando alias Yeison, quien exigía la suma de $40’000.000 que tras la negociación, se llegó al acuerdo de pago de $28’000.000.

Una suma inicial ($20’000.000) debía ser pagada el día acordado y el excedente ($8’000.000) cancelado a un mes. Igualmente le exigía 100 pares de botas de caucho tipo ecuatoriana, para el personal de la organización o el pago de $2’500.000, equivalentes al valor de las mismas.

Lo anterior, con el fin de no atentar, incinerar o evitar la circulación de los vehículos, pertenecientes a esta empresa de transportes.

Según las autoridades, el extorsionista insinuaba que las otras empresas del sector ya habían cancelado la exigencia económica e incluso unos delegados ya habían ido a dialogar con ellos, con el fin de pagar o llegar a un acuerdo.

Momento de la captura

Las autoridades realizaron el operativo, donde se capturó en flagrancia a Brayan Alexánder Medina, en el momento que recogía la suma de $20’000.000 en la terminal de transportes.

Una vez inspeccionada la identidad del sujeto, se logró establecer que Medina, oriundo de Chaparral- Tolima, estaba acreditado como desmovilizado, por el Comité Operativo para la Dejación de las Armas (CODA), acogiéndose al proceso de reintegración a la vida civil. El sujeto, fue puesto a disposición de las autoridades competentes.