Categorías: Editorial

Recuperación del transporte público

El sistema de transporte público en el país es uno de los sectores que más afectación ha presentado durante los últimos doce meses, provocado por la pandemia del Covid. El confinamiento de más de cinco meses y las medidas restrictivas implementadas por el Gobierno Nacional obligó a los vehículos a utilizar solamente el 50% de su capacidad transportadora, generando la más profunda crisis financiera a todos sus propietarios y, por ende, al funcionamiento de los terminales de transporte. Además, la disminución en la demanda por el temor de los contagios contribuyó a colapsar a este importante renglón de la economía.

El hecho, sin precedentes, tomó por sorpresa a quienes de una u otra forma derivan su sustento del transporte terrestre en el país, al tiempo que no tenían ningún tipo de alternativa diferente para laborar y menos para generar recursos para ellos y sus familias. La medida de confinamiento llevó al cierre total de las terminales de transporte y a conductores, taquilleros, celadores, viajeros y en fin a todas las personas que día de la semana se benefician directa o indirectamente de la cadena del transporte, a encerrarse en sus viviendas.

Con la llegada de las vacaciones de Semana Santa, se espera una resurrección económica para este sector de la economía nacional. Se trata de una extraordinaria oportunidad para recuperarlo. Todos sabemos que ha demostrado sus bondades y eficacia, pero al que la realidad le devela un panorama complejo. La pandemia terminó dándoles una estocada profunda, que ha puesto en serios aprietos su supervivencia.

Las pérdidas que han presentado son multimillonarios, que tienen a los propietarios de los vehículos automotores al borde la quiebra generalizada. El Gobierno Nacional, debe incluirlos dentro de los planes de salvamento que les ha brindado a otros sectores económicos, para lograr su recuperación.

Lo importante, insistimos, es dar el debate de fondo, mirar los números, prever escenarios, minimizar consecuencias, hacer estudios serios que comparen su capacidad, costo de inversión y operación por pasajero, sin dar cabida a fórmulas ligeras y populistas. No se trata de cambiar el modelo, y menos de dejarlo a la deriva. Tampoco, de evitar que surjan nuevas alternativas. Se trata de salvar un sistema que ha demostrado sus bondades y eficacia, pero al que la realidad le devela un panorama complejo.

Lo anterior es producto no solo del papel del sector en dinamizar la economía, sino también del encadenamiento que genera con otras industrias como los hoteles y el turismo. No se trata, en modo alguno, de ser fatalistas o de atravesarse a la anhelada reactivación del país, sino de ser conscientes de que Colombia ha sufrido mucho con la pandemia. Aún no es tarde.

DHWeb

Compartir
Publicado por
DHWeb

Entradas recientes

Caravana por la Vida, un beneficio para La Plata

Diferentes municipios del departamento del Huila han anunciado el desabastecimiento, este, responde a los puntos…

2 horas hace

“No pueden morir mas Lucas”: Papá de Lucas Villa

En la mañana de este 11 de mayo se confirmó el deceso de Lucas Villa,…

4 horas hace

Gobierno busca ascender al director de la Policía, la petición no fue bien recibida

Desde el Ministerio de Defensa se expidió en febrero el decreto 175 de 2021 con el que…

4 horas hace

Álvaro Uribe reveló que hizo contactos con ELN

El alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, reveló que el expresidente tuvo acercamiento a…

4 horas hace

Así quedaron los duelos de Colombia con Perú y Argentina por Eliminatorias

En las últimas horas se había rumorado la posibilidad de que cambiara el horario del…

4 horas hace

Gigi Buffon no va más con la Juventus, ¿Se retirará?

Gianluigi Buffon ha sido uno de los referentes de la Juventus en los últimos 20…

5 horas hace