DIARIO DEL HUILA, CONTEXTO

Por: Rolando Monje Gómez

Los ingresos de las familias colombianas por lo general provienen de los jefes del hogar, sus cónyuges, los hijos u otros miembros con parentesco que hagan parte del grupo y aporten a la subsistencia del mismo.

De acuerdo a la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) realizada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, con datos correspondientes al trimestre móvil noviembre de 2020 y enero de 2021, el mayor ingreso de los hogares lo aportan los jefes de hogar, el 47,7% de la población económicamente activa, seguido con el 22,6% los hijos, el 19,5% los cónyuges y el 10,3% a otros miembros del hogar, entendiéndose este grupo como nietos, otros parientes y no parientes del jefe del hogar, pensionistas, trabajadores del hogar, empleados del servicio doméstico y sus parientes.

Los jefes del hogar aportan la mayor proporción de ocupados con el 50,8%, seguido por los hijos con 20,2%. Por su parte, la distribución de los desocupados por parentesco fue: 36,0% los hijos, el 29,8% los jefes de hogar, 21,4% los cónyuges y el 12,7% otros miembros del hogar.

Por parentesco, el mercado laboral colombiano, o Tasa Global de Participación (TGP), durante el trimestre móvil analizado, fue 76,0% para el total de jefes de hogar, 56,3% para los cónyuges, 49,6% para los otros miembros del hogar y 49,4% para los hijos. Por otra parte, la Tasa de Ocupación (TO) fue de 69,1% para los jefes de hogar, y de 47,2% para los cónyuges. Para los otros miembros del hogar esta tasa fue de 40,6% y para los hijos fue de 37,8%. Lo que se puede apreciar es que los hijos son quienes menos aportan al hogar, ya sea porque son menores de edad o porque no cuentan con un empleo estable.

La mayor Tasa de Desempleo (TD) por parentesco correspondió a los hijos con 23,4%, seguida de la TD de los otros miembros del hogar, correspondiente a 18,1%. Estas tasas presentaron un aumento de 5,3% y de 3,8% con respecto al mismo periodo del año anterior (18,0% y 14,3%). La TD de los cónyuges fue 16,1%, y la de los jefes de hogar fue 9,2% presentando un incremento de 5,4% y 3,1% frente al trimestre móvil noviembre 2019 – enero 2020.

Es de destacar que para Neiva la tasa de desempleo en la última medición del Dane está en el 21% y para el caso de los jóvenes entre los 14 y los 28 años fue del 29%, por encima del promedio nacional que fue de 26,5%.

Estragos del Covid-19

Una de las mayores dificultades que han encontrado los grupos familiares dentro de la población ocupada ha sido la pandemia del Covid-19, como se puede percibir en que el 47,8% de los jefes de hogar y el 37,3% de los cónyuges consideraron que ésta ha traído reducción de la actividad económica y de ingresos, mientras que los hijos, el 37,7% opinaron que la pandemia no les ha presentado dificultades, siendo éste el mayor porcentaje dentro de los entrevistados.

En general para las 13 ciudades y áreas metropolitanas donde se adelantó la encuesta del Dane, la principal dificultad fue la reducción de actividad económica y de ingresos, para los jefes de hogar (48,6%), cónyuges (37,7%). Para los hijos, no se le han presentado dificultades representó el mayor porcentaje (38,2%).

La segunda respuesta con mayor porcentaje tanto para los jefes de hogar como para los cónyuges es que aún la reducción de ingresos no se les han presentado dificultades (28% y 36%, respectivamente), sin embargo para los hijos la reducción de actividad económica y de ingresos es la segunda mayor dificultad con el 30,8%, un reflejo de la reducción de ingresos dentro de los cabeza del hogar.

Distribución de población total, económicamente activa, ocupada y desocupada por parentesco.

Distribución de población total, económicamente activa, ocupada y desocupada por parentesco.

Perdieron el trabajo

Para el total nacional en la población desocupada, por parentesco, la mayor dificultad asociada a la pandemia del Covid-19, fue que perdió el trabajo o la fuente de ingresos, para el caso de los jefes de hogar (49,8%) y los cónyuges (42,8%). Sin embargo, para los hijos, el porcentaje que representó la mayor dificultad fue no haber podido ejercer, buscar trabajo o iniciar un negocio (29,7%).

En las 13 ciudades y áreas metropolitanas, la principal dificultad fue tanto para los jefes de hogar (57.6%), los cónyuges (48,1) y los hijos (32,9%) el haber perdido el trabajo o la fuente de ingresos.

Para la población inactiva durante el trimestre móvil noviembre 2020 – enero 2021, para el total nacional la respuesta con mayor participación sobre dificultades asociadas a la pandemia Covid-19, por parentesco, fue que no se les han presentado dificultades, tanto para los jefes de hogar (47,3%) como para los cónyuges (52,8%). Mientras que para Hijos, la suspensión de clases presenciales (colegio, universidad u otra institución educativa), representó el mayor porcentaje (67,8%).

En las 13 ciudades y áreas metropolitanas, la respuesta con mayor participación fue, que no se le han presentado dificultades, para jefes de hogar (48,5%) y cónyuges (50,7%) y para los hijos, se mantiene la misma opinión  de la suspensión de clases presenciales (colegio, universidad u otra institución educativa), que representó el mayor porcentaje (66,2%).