La operación comenzó exitosamente este lunes de madrugada y los remolcadores completarán el proceso más tarde cuando haya una mayor marea, dijo la Autoridad del Canal de Suez (ACS) en un comunicado.

“La dirección del Ever Given se ha corregido en un 80% y el tráfico (en el Canal) se reanudará una vez que se lleve al barco a una zona de espera”, dijo la ACS.

El Ever Given empezó a moverse este lunes, según reportaron primero las web de tráfico marítimo Vesselfinder y myshiptracking.

Un video publicado en las redes sociales parece mostrar efectivamente el giro de la popa del barco, informó la agencia Reuters.

El Ever Given, de 400 metros de largo, quedó varado en diagonal en el Canal desde el martes por culpa de los fuertes vientos y ha bloqueado el paso por la ruta más corta existente entre Europa y Asia.

Su liberación, sin embargo, no quiere decir que se reanude de forma inmediata el tráfico por el Canal.

Al menos 369 embarcaciones están esperando para pasar, incluidos cargueros con contenedores y tanqueros de petróleo y gas natural.

El viernes y el sábado ya hubo pequeños progresos y el barco se movió “30 grados de izquierda a derecha”.

“Antes el timón no se movía y ahora se mueve. No había agua bajo la proa y ahora la hay”, dijo el fin de semana el presidente de la Autoridad del Canal de Suez (ACS), Osama Rabie, en la televisión estatal egipcia.

En la operación para reflotarlo participaron excavadoras que dragaron el fondo del canal y remolcadores que tiraron el carguero.

Si no funcionaba ya se estaba preparando un plan alternativo que consistía en retirar buena parte de los miles de contenedores que carga el barco para aligerar así su peso.

Cerca del 15% del tráfico marítimo mundial transita por el Canal de Suez, que es una fuente de ingresos clave para Egipto.

El parón actual le costó al canal entre US$14-15 millones al día y alteró la cadena mundial de suministros y elevó el valor del flete de los petroleros.

Muchos barcos decidieron redireccionar su viaje a través del Cabo de Buena Esperanza, dando la vuelta a África, lo que prolonga por dos semanas el trayecto y eleva los costos de combustible.