DIARIO DEL HUILA, INFORME

Por: Rolando Monje Gómez

A un debate de ser aprobado se encuentra el proyecto de ley que representaría un revolcón en el pago del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, Soat. Aunque la iniciativa traería algunos beneficios para los conductores como reducción de gastos, no incluye a los motociclistas, uno de los reparos por parte de las aseguradoras.

La Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, explicó por qué el proyecto de ley que busca reducir el valor del Soat resulta inconveniente para el sistema, aunque reconoció que la propuesta trae algunos beneficios, pero pone en riesgo el funcionamiento del seguro, que fue creado para salvar vidas.

Según los promotores de la iniciativa, se busca reducir la evasión del pago de este seguro obligatorio, pues de 16 millones de vehículos que circulan en el país, 7.6 millones le hacen el quite al Soat.

Dentro de las virtudes, que son importantes, la más interesante es el esfuerzo que se hace en disminuir la evasión porque uno de cada dos vehículos que circula por las carreteras del país no tiene Soat. Otro aspecto que parece positivo es que genera una serie de descuentos para las personas que no tienen accidentes.

Sin embargo, la propuesta excluye a las motocicletas, lo cual es muy negativo porque el 88% de los accidentes que hay en Colombia está vinculado a una motocicleta.

La propuesta que ya hace tránsito en el Congreso, incluye daños a las latas, lo que para Fasecolda hay un evidente error en los cálculos al decir que esos 170 mil millones que se liberarían serían suficientes para cubrir los daños por latas. Se está lejos de la cifra que se necesitaría para poder cubrir los daños de latas. Lo mínimo que se necesitaría es 1.3 billones y lo máximo está alrededor de los 2,1 o 2,3 billones de pesos. Así las cosas, las cifras que se van a liberar por concepto de menores comisiones no cubren ni de cerca el monto estimado de los daños.

El proyecto de ley para reestructurar el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat), regulación que no había cambiado en 35 años, fue aprobado por la Comisión VI de la Cámara de Representantes y se discute en el Congreso de la República, cuyo objetivo principal es reducir la evasión del pago del seguro pues de los 16 millones de vehículos que transitan en el país, alrededor de 7,6 millones (47,5%) evaden el seguro. La propuesta que no ha sido bien recibida por el sector es liderada por la senadora Ana María Castañeda.

El proyecto plantea básicamente cuatro cambios, pero estos han recibido los reparos por parte de la industria seguradora.

Los incentivos

Las atenciones de las víctimas de accidentes de tránsito que cubre el Soat, cuestan anualmente $1,6 billones. El proyecto pretende otorgar un descuento de 15% en el pago del seguro para las personas que no lo usaron en el último año y aumentar este descuento 5% anual hasta un límite de 35% de descuento tras cinco años de no haber registrado accidentes.

Si el esquema de descuentos se hubiera implementado desde el 1 de enero de 2021, los recursos recaudados a través del Soat disminuirían cerca de 16% en el primer año, aproximadamente $374.000 millones, lo que se reflejaría en una disminución de recursos para la atención de víctimas de accidentes de $206.000 millones.

Por su parte, el sector salud a través de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres) dejaría de recibir, solo en el primer año de operación de estos incentivos, $160.000 millones y la Agencia Nacional de Seguridad Vial (Ansv) alrededor de $7.500 millones.

Sin embargo, el reparo está en que este proyecto no incluye a motociclistas. En el 88% de los accidentes que hay en el país está vinculado a una motocicleta, al excluirlos de este estímulo, pues naturalmente no tienen ningún deseo de tener una conducta pasiva o mucho más prudente y obviamente ese es uno de los puntos que se consideran muy negativos.

Este beneficio no es extensivo a los motociclistas, que representan el 60% del parque automotor del país (9,4 millones de motos en Colombia) y es protagonista en 87% de los accidentes de tránsito.

Las comisiones

El gremio asegurador reclama que las primas completas del Soat alcanzan los $2,3 billones para pagar siniestros y operación del tramo y el ahorro no es suficiente para financiar el proyecto. Los intermediarios ganan una comisión de 25%, pero la iniciativa busca reducir ese margen a solo un 5% con lo que se ahorraría $179.000 millones, dinero que se implementaría en el fortalecimiento del mismo seguro.

Ampliar la cobertura

Sin que haya un costo adicional, la propuesta busca extender el alcance del seguro para que los daños materiales o latas de las colisiones simples entre los vehículos también sean cubiertas.

Sin embargo, son dos los inconvenientes que presenta esta cobertura. El primero sería que costaría $2 billones, y el ahorro por reducir las comisiones es solo de $179.000 millones. Además, la norma tributaria exige que la cobertura de daños sea gravada con el IVA, por lo que preocupa que al introducir una cobertura de daños al Soat el resultado pueda ser que necesariamente el seguro sea gravado con el IVA de 19%, generando un efecto contrario a lo que se pretende con los descuentos.

En la actualidad las primas completas de Soat alcanzan los $2.3 billones para pagar siniestros y operación del ramo.

Las víctimas de accidentes de tránsito serán los grandes perjudicadas, ante la exigencia del croquis y verificación del accidente en tiempo real.

Más seguridad

El proyecto busca incluir drones para aumentar la seguridad en las vías y que se pueda dar una rápida respuesta a los siniestros, o sea que a través de la tecnología se pretenden reducir los accidentes viales y volver al uso del croquis, un plano descriptivo de los pormenores de un accidente de tránsito; que en algún momento fue criticado por las demoras que esto genera luego de algún incidente en la vía.

Con esta propuesta las víctimas de accidentes de tránsito serán los grandes perjudicadas, ante la exigencia del croquis y verificación del accidente en tiempo real. De esta forma, se retrocedería más de una década en la atención de víctimas de accidente de tránsito.

En caso de emergencia grave, la demora en la atención puede costar vidas, pues cerca del 70% de los municipios del país no cuenta con autoridad de tránsito que pueda levantar un croquis.

Según el proyecto de Ley, las IPS tendrían que exigir el croquis y la verificación en tiempo real por parte de la aseguradora, para poder atender víctimas de accidentes de tránsito con cargo al Soat. Más de 700 mil víctimas de accidentes de tránsito se atienden cada año con cargo al seguro obligatorio, cuyas indemnizaciones suman $1.6 billones.

Lo anterior complicaría los accidentes en estos lugares causando incluso una muerte innecesaria por negligencia por la espera de autoridades competentes.

Lo positivo

Según Fasecolda un punto bueno de la iniciativa es que es bien intencionado el esfuerzo por disminuir la evasión, y los descuentos para los que conducen con precaución y no tienen accidentes, sin embargo, la industria aseguradora cree que el proyecto no tendrá el efecto que busca, no se reducirán los siniestros con la inclusión del croquis y no bajará el precio para el consumidor final si se grava el seguro con el IVA. El proyecto requiere mejoras.

Finalmente, el gremio de los seguros señaló que «todas las agencias del Gobierno que tienen que ver con el transporte y que tiene que ver con los recursos de la salud, que están comprometidos en este proyecto de ley, todos se han manifestado en contra del proyecto, luego ahí hay realmente unas voces técnicas que están diciendo ojo con esto, estamos poniendo en peligro el Soat, que no es un mecanismo perfecto, tiene que sufrir unas reformas, pero que es un mecanismo que salva vidas. Ha habido mucha gente explicándole al Congreso que este proyecto es inconveniente».