martes, 19 de septiembre de 2017
Regional/ Creado el: 2014-05-10 08:47

“Esta hidroeléctrica no contamina”

El proyecto se estima en 70.000 millones de pesos. “Después de generar la energía, el agua se la devolvemos al río”, manifestó Mauricio Tobar, uno de los tres socios del proyecto de hidroeléctrica que se pretende hacer en Aipe.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 10 de 2014

Gernerhuila SAS es el nombre del proyecto que busca construir una pequeña hidroeléctrica en las cabeceras de Aipe.

La comunidad ha manifestado el inconformismo y denunció que este proyecto genera consecuencias ambientales. Mauricio Tobar, uno de los tres socios del proyecto, les salió al paso y dijo que lo que hay es desinformación. “No se va a crear una represa sino una hidroeléctrica con otro sistema”, afirmó.

La inversión se estima en 70.000 millones de pesos. Se está a la espera de la aprobación de la licencia ambiental. Entre tanto, una gran polémica se ha desatado en este municipio petrolero del norte del Huila.

¿Cómo nace este proyecto de la hidroeléctrica en Aipe?

Estando ya retirado en Neiva comencé a buscar proyectos que permitieran hacer desarrollo de empresa grande. Entonces toqué algunas puertas, uno de los amigos que llamé fue a Antonio José Villegas de Mecánicos Asociados y de Carlos Cabrera, el piscicultor más grande del Huila.

Entre los tres llegamos a identificar este proyecto de Aipe que en parte se desarrolla dentro de las tierras de Carlos Cabrera y parte en cuatro propietarios en la cuenca alta del río Aipe, ya en la parte montañosa. Donde existe el potencial de desarrollar energía en pequeña escala.

¿Cuánto llevan en esto?

Nos concentramos desde hace dos años conformando un equipo de profesionales de la Universidad Surcolombiana, fundamentalmente ingenieros ambientales, geólogos, hidrología, profesores de diversas áreas; en la parte social tenemos sociólogos, biólogos en fauna y flora, un gran grupo de ingenieros huilenses con los cuales se ha desarrollado este proyecto con total apego a la ley.

¿Cuál es la inversión para ese proyecto?

Calculando un promedio de cuatro mil millones el megavatio, puede estar en los 44.000 millones de pesos en la primera etapa, algo más de 20 millones de dólares.

¿En qué consiste la segunda etapa?

Un desarrollo en serie de la primera que aprovecha un cañón rocoso que hay después de desarrollar la primera etapa y que puede adicionarle entre seis y siete megavatios. La primera sería de 11,6 megavatios y la segunda etapa podría estar entre 6 y 7 megavatios, en total sería de 18  megavatios y la inversión estaría en 70.000 millones de pesos.

¿Solamente serán dos etapas?

No hay capacidad geográfica, eléctrica ni de caudal para hacer más etapas. Los caudales del río  arriba de la desembocadura del río Cachichí, arriba del río Aipe no tienen la suficiente cantidad de agua para generar energía. La energía se genera por dos variables, la una es el caudal y la otra es la altura. Mientras más alto sea el lugar de donde se descarga el agua a las turbinas, más alta es la capacidad de generar energía. Entonces, agua y altura determinan el potencial eléctrico de una pequeña central hidroeléctrica.

¿A quiénes cree que les puede vender eventualmente energía?

La energía, de acuerdo con la ley colombiana se vende en la Bolsa Nacional de Energía, es como la bolsa de productos o la Bolsa de Valores. Nosotros nos conectaremos a la Electrificadora del Huila y a su vez ella está conectada a la Red Nacional de ISA, que no solo cubre Colombia sino los países vecinos. En pocas palabras, lo que se quiere decir, es que la energía se puede vender a cualquier electrificadora u operador eléctrico, como la Electrificadora de Bogotá o la Electrificadora del Huila.

Ustedes como particulares pretender hacer esta explotación, ¿cuál va a ser la contraprestación por la utilización del río?

Hay varias rentas que se le producen al Gobierno por efecto del desarrollo hidroeléctrico. El primero, es que hay que pagar los derechos del agua, que se le pagan a las corporaciones autónomas regionales. A la CAM habría que pagarle por los derechos del agua, se le pagarían impuestos prediales y parte al municipio de Neiva porque antes le pude ubicar geográficamente que el proyecto se desarrolla parte en el municipio de Neiva y en el municipio de Aipe.

Habría que pagar impuestos de industria y comercio por la venta de la energía, la cual también le produce ingresos a los municipios correspondientes.

Como este es un caso especial, e interpretando el sentir de las personas que no están de acuerdo con esto, ¿cuál va a ser la compensación por esa utilización del río porque evidentemente va a haber una alteración del afluente?

La generación de energía eléctrica es muy poco intensa en mano de obra, deben ser unos 10 empleos permanentes. Se genera mano de obra durante la construcción. Es una mano de obra importante y hay un capital del 1% que se tiene se tiene que invertir en la cuenca del río. Fundamentalmente para sembrar árboles, para proteger la cuenca, es decir, nosotros estamos esperando sembrar árboles en las riberas del río para que se genere retención de agua, sobre todo en los inviernos. Hay beneficios ecológicos, hay beneficios de empleo temporal. Hay valorización dela tierra.

¿Los predios donde se va a realizar  la hidroeléctrica la mayoría son del señor Carlos Cabrera?

No. Donde se desarrolla la hidroeléctrica hay cuatro propietarios a quienes se les respetarán igualmente sus derechos de propiedad. Solo cuatro copropietarios. Parte de la red eléctrica que sale hasta el pueblo en gran parte se desarrolla dentro de tierras de Carlos Cabrera. Hay dentro de la red eléctrica algunas personas a quienes les respetaremos la servidumbre. Hay servidumbres que se les pagan a los propietarios a lo largo de toda la red donde se desarrolla el proyecto. Esos son ingresos para la población.

¿Cuántos son los kilómetros que van a ser utilizados desde donde sacan el agua hasta llevarla a la central?

Son 25 kilómetros arriba de Aipe, desde donde se produce la energía hasta la central hay 15 kilómetros y hay 10 kilómetros desde donde se produce hasta la bocatoma.

¿En qué va el proyecto legalmente?

Hay dos autoridades que gobiernan la autoridad en estos proyectos. La autoridad eléctrica que es el Ministerio de Minas y Energía y en particular la UPME, que es la Unidad de Planificación Minero Energética del Ministerio de Energía, esa autoridad vigila primero que el lugar donde se desarrolla  tenga el potencial eléctrico. A ellos le presentamos una buena documentación, ellos dicen si hay el potencial eléctrico que se requiere para el proyecto, eso lo determina el Ministerio. El proyecto ya fue registrado en Fase Uno de acuerdo con resoluciones 520, 638 de 2007 y particularmente con la Resolución 0052 de 2012, que solicita toda la hidrología del proyecto y ellos dicen, bueno, sí, con esa hidrología nosotros después de registrar se pasa a fase dos que es presentar con el Decreto 1820, es el decreto ambiental del Gobierno.

La CAM que es la segunda autoridad ambiental establece unos términos de referencias. Se hicieron todos los estudios geológicos, hidrológicos, sociología, en fin el conjunto de estudios que permiten determinar impactos ambientales y basados en los impactos ambientales que se determinen, hacer un plan de manejo ambiental.

¿Cómo será que llevarán el agua a la producción eléctrica?

Tomar el agua en la bocatoma que queda ubicada en la desembocadura del río Aipe y Cachichí, ahí se toma el agua. Se pone otra bocatoma antes de la destinada para la hidroeléctrica para el caudal ecológico. Para que la bocatoma de la hidroeléctrica tenga opción de echarle mano a la bocatoma del caudal ecológico. El agua se devuelve al río después de la bocatoma.

Después de desviar el agua, por una tubería de fibra de vidrio se conduce conservando la altura y se lleva a la casa de máquinas finalmente. Después de generar la energía se la devolvemos al río. No hay riesgo de que se afecte el caudal del acueducto. Esta hidroeléctrica no contamina.

¿Por qué ustedes no pensaron en hacer una presa de agua?

Porque en las partes altas de las montañas es mejor trabajar con alturas que con represas. Usted siempre tiene que tener una diferencia de altura entre el punto de donde descarga el agua al punto donde genera la energía, porque la energía se produce por energía potencial, que es de altura, entonces es más conveniente generar por altura que generar por represa por caudal.

¿Cómo se siente en torno a las posiciones que ayer manifestaron el secretario de Agricultura y el presidente de la Asamblea?

Me parece que en el proceso de socialización es muy importante marcar la diferencia entre las represas y esta otra alternativa de las pequeñas centrales hidroeléctricas.

Nosotros nos identificamos mucho más con el proyecto de la electrificadora del Baché o con la electrificadora de Íquira que es exactamente igual al de nosotros. Es una pequeña central basada solo en alturas.

En estos pequeños proyectos de centrales hidroeléctricas hay una opción mucho más segura ambientalmente, de generar energía sin causarle daño ni a la población ni a la economía, ni a ninguna tercera persona.