lunes, 17 de junio de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-06-10 09:39

Reglamentar sobre drogas y alcohol en espacio público urgente

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 10 de 2019

Por: Cielo Ortiz

En momentos en los que escuchamos a los neivanos pedir una intervención decidida para erradicar el consumo de drogas en las calles de la ciudad, nos cae, como baldado de agua fría, el fallo de la Corte Constitucional que la semana pasada revivió el consumo de drogas y alcohol en el espacio público. Este había sido prohibido a través de dos artículos del Código de Policía que el alto tribunal acaba de declarar inconstitucional, por considerarlos medidas restrictivas excesivas de las libertades que no contribuían a la protección del espacio público, las relaciones ni la convivencia.

El Código de Policía había sido hasta ahora una gran herramienta para la contención del consumo, la delincuencia y el microtráfico, aunque se necesitaba fortalecer la acción policial y complementar las acciones de administración pública y seguridad con una propuesta integrales de prevención y fortalecimiento de la convivencia. 

Pese a la acción policial, siguen siendo reiteradas las peticiones de la comunidad para enfrentar el consumo de drogas, una situación frente a la que los neivanos se sienten amenazados por consumidores callejeros, y en la que muchos ciudadanos expresan su temor porque sus hijos están altamente expuestos al consumo que ven en las calles y al microtráfico que campea por algunos sectores de nuestra ciudad.

Ahora que no están estos artículos del Código, la administración pública y quienes aspiramos a gobernar la ciudad debemos echar mano del resto de reglamentación que existe en relación con el consumo de drogas y alcohol. Pues si bien en cierto que la Corte dejó abierto el consumo de estas sustancias en los sitios en los que no esté prohibido por otras normas que sigan vigentes, también es cierto que las autoridades municipales conservan la potestad para reglamentar en qué lugares, a qué horas y en qué días se puede permitir el consumo de alcohol y drogas. El fallo debe acatarse y garantizar la protección de los derechos como lo ha dicho la Corte, pero urgen decisiones para no caer en limbos de inacción que abren paso al descontrol.

En esto debemos ser decididos y no retroceder en lo que se ha avanzado. Se debe endurecer el control policial de consumo en zonas en donde sigue estando prohibido por cuenta de otra normatividad, por ejemplo en los alrededores de centros educativos. Así mismo, prohibir el consumo en parques, plazoletas, sitios de gran afluencia de público, parques ecológicos, lugares de recreación y deporte, y prestar especial atención a los lugares frecuentados por niños y jóvenes. En eso, no podemos retroceder.

Y hay otros asuntos en los cuales debemos avanzar. Uno de ellos es en una política pública integral para la prevención del consumo y la atención de población consumidora que necesariamente debe ir acompañada del fortalecimiento de la convivencia desde la familia y la creación de oportunidades de acceso a la cultura, la recreación y el deporte para todos los niños y jóvenes de nuestra ciudad.

Comentarios