sábado, 22 de septiembre de 2018
Huila Emprende/ Creado el: 2018-06-17 06:52 - Última actualización: 2018-06-17 06:54

Reinel Andrés Pino Ordoñez

Este joven huilense actualmente adelanta noveno semestre de Administración de Empresas Agropecuarias en la Universidad Santo Tomás.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 17 de 2018

Es un neivano de 22 años quien siempre ha tenido una conexión especial con el campo. Culminó sus estudios de bachillerato en el Núcleo Escolar del Guadual, en Rivera; el cual por ser un colegio agropecuario, despertó aún más su interés por el tema agropecuario, del cual recibió grado de Técnico en Explotación Agropecuaria Ecológica. “De ahí se derivaron muchas ideas, muchos proyectos, todos enfocados en la parte natural; luego de ello salí, realicé un tecnólogo en el SENA de lo mismo, y fue allí donde profundizamos un poco más en el tema de alimentos, laboratorios, análisis”, manifestó Reinel.

Su padre es guarda de seguridad y su mamá, oriunda del municipio del Pital, nacida y criada en el campo. “Con ella he aprendido muchas cosas, he tenido mucho apoyo también de toda mi familia y ellos son parte de las cosas por las que he luchado poco a poco con este proyecto que se ha ido dando a pequeñas escalas”, expresó.

Actualmente adelanta noveno semestre de Administración de Empresas Agropecuarias en la Universidad Santo Tomás.

 

Powermuch, un emprendimiento con mucha energía

Las barritas energéticas son un suplemento alimenticio que incrementa la energía o los nutrientes que aporta la dieta, y sirven para cubrir necesidades puntuales. Cada barra de Powermuch se consigue actualmente por valor de $2.500.

Transcurría el año 2015 y luego de finalizar las pasantías en el SENA, la idea de Reinel de crear su propia empresa, lo llevaron a experimentar con varios proyectos como la apicultura, hortalizas, viveros, pero ninguno se logró consolidar.

Fue entonces cuando tomó la decisión de trasladarse por un tiempo a vivir en una finca de su familia, ubicada en la zona rural de El Pital, donde comenzó a analizar los tipos de alimentación urbana y la rural; motivándolo una vez más a montar un proyecto basado en esta problemática.

En febrero de 2016 ingresó a la Universidad Santo Tomás para adelantar sus estudios de Administración de Empresas Agropecuarias, es ahí donde esa idea de emprendimiento que rondaba en su cabeza, se fue cristalizando gracias al apoyo de sus docentes y el SENA.

 

Nace un producto alimenticio

En el SENA comenzó a desarrollar lo que sería su producto, una barra energética completamente natural que pudiera suplir una ración de comida al día. “Empecé buscando toda la información teórica para empezar a darle una estructura; fueron horas y horas leyendo y buscando información, alrededor de 4 meses, y se me dio por tratar de hacer el prototipo, haciendo varios procesos”, manifestó.

Con el apoyo del SENA realizó los exámenes de laboratorio y empezó a trabajar el diseño del empaque, diseño de análisis, estandarización del producto, entre otros aspectos. Es así como a finales del 2016, ya se encontraba estandarizado el producto.

La barra alimenticia está elaborada a base de frutos secos, cereales y legumbres, contiene productos como la soya, almendras, frutos secos y nueces, endulzada con miel de abejas. “Siempre es un producto, con una materia prima costosa y la idea es tratar de reducir al máximo los costos de producción para llegar a donde más se requiera”.

Es una barrita de 34 gramos, que contiene 5 gramos de proteína, 100 calorías, completamente natural con calcio, potasio, fósforo, magnesio, y otros nutrientes. Cinco unidades del producto, suplen una ración de comida al día.



Powermuch, producto en trámite de patente

El paso que siguió Reinel, fue vincularse al Fondo Emprender, ahí tuvo la asesoría necesaria para montar de forma adecuada su empresa y en la Cámara de Comercio de Neiva complementó su formación y crecimiento. “Ya tenía la proteína, pero quería seguir; entonces me acerqué a la Cámara de Comercio en el 2017 con Johanna González y ella me dio el otro empujón que me faltaba, me ayudó con capacitaciones, también en la convocatoria para patentar y lo aprobaron. Al sol de hoy tenemos ya casi la patente, seguiremos con la patente internacional y continuar con la empresa, porque la idea es montar un punto de venta en Neiva”.



Variedad de productos nutricionales

Además de la barra energética, Reinel ofrece también al mercado una proteína para consumo de los deportistas, porque la idea es seguirse enfocando en la elaboración de productos naturales y se encuentra trabajando en un producto para menores de 5 años que presenten problemas de nutrición, el cual es más demorado, pero pronto lo sacará adelante.

“Además de generar ingresos y empleo, quiero generar algo de conciencia. Tener claridad de lo que es el problema de la desnutrición, que es por lo que empecé a desarrollar el producto. La idea de mi negocio es un producto para personas que lo necesiten a muy bajo costo y de muy buena calidad”.

Fortalecimiento con la Cámara de Comercio de Neiva

Desde que tomó la opción de crecer de la mano de la Cámara de Comercio de Neiva, considera que “ha sido una formación que no se consigue en cualquier parte, de eso he aprendido bastante, y me han llevado a sobrepasar mis propias metas, aquí uno cree que cuando no puede llegar más lejos, es cuando más lo impulsan; entonces eso ha sido algo que me ha motivado bastante y me tiene aquí desde el 2016”, afirma Reinel.

Este joven emprendedor tiene muchos planes para su futuro, entre ellas culminar sus estudios universitarios y adelantar un doctorado para de esta forma seguir profundizando, retroalimentarse e innovar.

Comentarios