DIARIO DEL HUILA, REGIONAL
Por: Brayan Smith Sánchez

Debido a unas ramas que han brotado del tronco de La Ceiba que aún sigue de pie en el municipio de Gigante, habitantes han generado un sin número de comentarios frente al futuro de este emblema. Juan Camilo Miraflores, profesional coordinador del Parque Natural Regional Cerro Páramo de Miraflores sostiene que se deben realizar estudios respectivos para determinar si podría renacer de nuevo.

El pasado 21 de mayo del presente año en el municipio de Gigante, en el centro del departamento del Huila, en horas de la madrugada se presentó la caída del árbol emblema del mismo, La Ceiba, según Juan Camilo Miraflores, profesional coordinador del Parque Natural Regional Cerro Páramo de Miraflores, en Garzón, Gigante y Algeciras, explica las razones por las cuales sucedió este hecho que conmocionó a la región.

“Los resultados de los análisis que se han venido realizando y que se vinieron realizando en este momento, es que La Ceiba pues traía un problema fitosanitario en su tallo, en su fuste y también pues se evidenció que había sido atacada por la larva de un coleóptero que son los escarabajos, entonces este gusano en su estado larval, pues se consume el tallo de La ceiba y ya lo había debilitado bastante, cosa que por dentro se encontró un hueco gigantesco, porque pues ya el problema fitosanitario y el ataque del coleóptero ocasionó el debilitamiento lo que produjo su desplome”, añadió.

Impacto

Y es por ello que explica el impacto que tuvo este suceso tanto cultural como ecológico en la región, “fue bastante complejo y difícil porque La Ceiba era un símbolo del municipio de Gigante de más de 100 años que tenía este individuo arbóreo, ya que, era y es muy representativo para todos los giganteños y para todos los huilenses”, sostuvo Juan Camilo Miraflores.

Según las condiciones se puede reemplazar, pero tardará demasiado tiempo en tener el porte acostumbrado.

“Los procesos también ecosistémicos que traía también eran significativos, eran refugio de aves, insectos, y de otros animalitos que también tienen una relación con ese tipo de árboles, y pues obviamente ecológicamente el impacto fue grandísimo, porque el árbol captura gas carbónico, CO2, gases contaminantes de la atmósfera y producía oxígeno. El impacto cultural y social pues es grande porque era emblemático es un embole importantísimo para el municipio y pues desafortunadamente pasó lo que ya se sabe”, enfatizó.

Actualidad

Hoy en día en el tronco de la antigua Ceiba se puede apreciar nuevas ramas, por lo que Diario del Huila, le preguntó a Miraflores, sobre si podría renacer de nuevo este emblema a lo cual respondió, sostiene que no se atrevería a dar un concepto claro puesto que se necesitan de estudios científicos con personas capacitadas que analicen e identifiquen si se puede dar esta posibilidad.

“De pronto pues si pueden nacer ramas pequeñas, por lo que el árbol todavía parte de su tallo se encuentra en pie y pues en el proceso fisiológico de la planta pues tienen un comportamiento de generar nuevas ramitas, pero para que se mantenga un árbol en pie y con un tamaño de estos, es complejo el procedimiento, no estoy diciendo que sea imposible, pero pues no se puede dar el hecho, ya no sería un árbol con características similares o iguales a las que tenía La Ceiba antigua”, sostuvo.

Condiciones

El experto sostiene que el ciclo de vida de la especie Ceiba Pentandra, es de un árbol de gran tamaño y que de acuerdo a las condiciones edáficas como del suelo y climáticas, se pueden dar de ese tamaño, “o sea que en ese sitio las condiciones eran favorables para que La Ceiba creciera cómo llegó a crecer y todos los años que llegó a vivir, son diferentes factores los que se unen para favorecer la especie y pues el ciclo de vida de la especie puede superar 100 años, pueden llegar hasta 200 años depende de muchas variables y en este caso pues la ceiba tenía más de 150 años”, enfatizó.

¿Se puede reemplazar?

Juan Camilo Miraflores, manifiesta que, si se puede reemplazar La Ceiba, realizando ciertas actividades como una recomposición del suelo volviéndolo a dar buenas condiciones edáficas, “y pues sí se puede dar la posibilidad de volver a sembrar otra Ceiba en el sitio esperar que pasen los años y ya se va viendo el comportamiento de la especie”, expresó.

Por último, indica que, si se llegase a sembrar la misma especie de árbol, esta tendría las mismas características, pero no sería igual al acostumbrado” si en algún momento podemos reemplazarla es probable que se puedan dar las cosas de acuerdo a lo que la administración municipal pueda realizar, pero pues como digo es muy difícil que se repita una misma, pasarán años y decenas de años para que pueda hacer un árbol de este porté como la que estamos acostumbrados”, puntualizó.

Un árbol de aproximadamente 150 años, que se derrumbó el pasado 21 de mayo.