Por: Jorge Eliseo Cabrera Caicedo

Del trabajo en casa

 

Nos parece muy importante la aprobación en curso del proyecto de Ley de trabajo en casa, el cual se ha incrementado en forma considerable, dificultando establecer los límites entre la vida personal y la vida laboral. Solamente falta la conciliación de los textos aprobados en Senado y Cámara y la respectiva sanción por parte del Presidente de la República.

El trabajo en casa no cambiaría las condiciones originales del contrato, hasta que se mantengan las condiciones excepcionales provocadas por el Covid 19.

Uno de los puntos fundamentales es el relacionado con la desconexión laboral para poder conciliar su vida personal, familiar y laboral. Hemos observado que los funcionarios de trabajo en casa no disponen de tiempo para desayunar ni almorzar, sin desconectarse de su actividad. Es evidente que para el empleador ha resultado un beneficio grande, el tener a sus funcionarios permanentemente conectados en función de su trabajo, ganando el tiempo que hubieran gastado en transporte, salida a almorzar, descanso etc.

Se estableció en el proyecto que el empleador no podrá hacer requerimientos de trabajo por fuera de la jornada laboral.

Quienes devenguen hasta dos salarios mínimos mensuales y se les reconozca el auxilio de transporte, por el trabajo en casa, se les dará este pago como un auxilio por la conectividad digital.

En buena hora el Ministro de trabajo presentó esta iniciativa.

De otra parte, debemos destacar la respuesta de la Fiscalía a unos seguidores del Senador Iván Cepeda pidiendo garantías para él en calidad de “víctima”, dentro del proceso al expresidente Álvaro Uribe Vélez, como también por el “desconocimiento” de las pruebas practicadas por la Corte Suprema de Justicia y por un supuesto desvío de la investigación.

La Fiscalía señaló la independencia de los fiscales que adelantan los procesos que de ninguna manera pueden incidir en las investigaciones o apreciaciones de los fiscales delegados. Igualmente, que el ente acusador ha garantizado el principio de transparencia y se han valorado los hechos, las normas y las pruebas que obran en el expediente.

Iván Cepeda, con ayuda de la Honorable Corte pasó de demandado, por conseguir testigos falsos de cárcel en cárcel, a “víctima”.