viernes, 21 de septiembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2018-06-21 08:48 - Última actualización: 2018-06-21 12:35

'Yo salí del infierno de las drogas y ahora soy comerciante'

El joven opita, Luis Carlos Matta, de 17 años es dueño de su propio negocio, la estadía en ‘Generación Valiente’ le permitió salir del mundo de los alucinógenos. Hoy su vida es alegría y ganas de salir adelante convertido en empresario.

Escrito por: Monica Serrano | junio 21 de 2018

Luis Carlos Matta Santofimio los fines de semana se levanta feliz al abrir su puesto de comidas rápidas. Sus ojos le invaden sentimientos de orgullo; así mismo de la labor que ahora desempeña. “Mi negocio lo sacó el viernes, sábado y domingo. El viernes inicio mi jornada desde las 3:00 p.m., primero comienzo a picar todo lo que contiene la hamburguesa como: El tomate, la cebolla, la lechuga, el queso, las salchichas y las papas, para tener todo listo tipo 5:00 p.m., pongo a calentar el aceite hasta que comienza llegar los clientes e inicio hacer la preparación”.

Esta es la historia de un joven que encontró un camino mejor cuando decidió vincularse al programa, “Generación Valiente” en donde logró perfilarse como cocinero, decidir su futuro y atreverse a dejar a tras el mundo oscuro del consumo de drogas.

Dicen que hay golpes que cambian la vida de las personas. El consumo diario de sustancias alucinógenas es uno de ellos.  Un callejón sin salida que termina por noquear la vida de muchos jóvenes en la capital del Huila. Uno de ellos fue Luis Carlos, quien hoy día, logró ‘montar’ su negocio propio, un y dejó atrás los días de consumo. Además es el orgullo familiar porque sus parientes han visto el gran cambio.

Un cambio del cielo a la tierra

“Ingrese a ‘Generación Valiente’ el año pasado, a mitad de año, el director de la Junta del Barrio Oasis me inscribió en el programa con otros muchachos, primero comenzamos a participar a reuniones y luego asistimos a la Fundación del Alto Magdalena”, dijo Luis.

Entre clase y clase, el joven opita conoció el mundo de los negocios, “en esos encuentros iniciamos a conocer sobre una unidad de productiva, ahí fue cuando comencé a iniciar mi proyecto productivo de comidas rápidas; porque me gusta cocinar. Desde enero me entregaron los recursos, para comprar los elementos necesarios para mi negocio, desde ahí comencé a producir y me ha gustado mucho porque he estado ocupado; mientras cumplo los 18 años para irme para el Ejército y tener una mejor estabilidad”.

“Nada es imposible”

La experiencia vivida con el programa le ha dado la necesidad a Luis en proyectar su vida a un futuro próspero y se siente agradecido porque su negocio es el inicio de todos sus propósitos, “fue muy importante porque me ayudó a organizar mi vida, saber y aprender que uno puede salir de los problemas. Solo es poner voluntad uno mismo y romper los límites en la vida. Porque antes mantenía saliendo mucho en la calle, ahora me he ajuiciado casi no salgo, mantengo ocupado limpiando el carro. También me ha beneficiado mucho porque me aparte de ese tema de estar consumiendo, ya llevo seis meses de consumir nada de drogas”.

Igualmente, agregó un mensaje a las personas que continúan en el mundo de las drogas, “aquí estoy yo diciéndole que nada es imposible, si yo pude “¿porque ellos no?”.  Se puede romper las barreras, si se pone el propósito de salir adelante se logra, porque nada es fácil en esta vida siempre van a ver obstáculos pero son pruebas en el camino, uno elige si se quiere encariñar con la piedra o se tropieza con ella”, Concluyó.

Comentarios