Todos seremos tarde o temprano adultos mayores y esperamos tener las condiciones adecuadas por nuestros hijos o en su defecto en un hogar que nos permita terminar nuestros días en un sitio con todo el apoyo que merecemos por haber contribuido a consolidar las actuales generaciones. Posiblemente, no podamos hacer las cosas que hacíamos con 30 o 40 años atrás. Los años no pasan en balde y la movilidad se va perdiendo por el camino. Solo una sociedad que se encarga de respetar y cuidar a las personas mayores está vertebrada correctamente.

 

Por ello, es importante saber que existen otras políticas, aparte de la económica para jóvenes y el fomento del empleo para personas en edad laboral, que requieren una especial sensibilidad y esfuerzo, como cuidar de los mayores en centros de ocio, asegurar su bienestar y fomentar la felicidad en esta etapa de sus vidas.

El día anterior el periodista de esta casa editorial, Juan Manuel Macías Medina, publicó un excelente artículo sobre el estado de alerta en que se encuentra el Asilo de San Matías en esta ciudad. Según la Cruz Roja, entidad encargada del cuidado de los adultos mayores del Hogar San Matías, no hay recursos para seguir manteniendo los 63 ancianos que se encuentran alojados en este sitio. La Personería de Neiva, indicó que a las autoridades locales les hace falta más compromiso para con estos ancianos, pues de no gestionar los recursos, los adultos mayores se verán en la obligación de ser trasladados.

Este Centro de Protección Social a la Persona Mayor, funciona desde hace 58 años en la ciudad de Neiva. Las entidades encargadas del cuidado de los abuelos y la Personería se pronunciaron al respecto. Es indispensable que todas las organizaciones públicas y privadas apoyemos decididamente, con el fin de fortalecer esta loable labor que desempeñan. Esta responsabilidad no es solamente de la administración municipal de Neiva. Es de todos los actores de la vida pública.

El progreso económico no debería enturbiar los ciclos vitales de la naturaleza, ni hacernos olvidar la importante contribución de las personas mayores a la sociedad. Ahora es su momento y se merecen las mejores atenciones. Los adultos mayores representan 10% de la población del país y son no sólo nuestra memoria, también son el sustento emocional de nuestra sociedad. Las abuelas y los abuelos son amalgama para las familias, tienden redes de cuidados y hoy, más que nunca, nos necesitan, en estos tiempos difíciles de pandemia.