El abogado penalista Víctor Eduardo Muñoz, quien defiende a los mayordomos de la finca patrimonio familiar del exembajador colombiano en Uruguay Fernando Sanclemente, donde se encontraron tres laboratorios de procesamiento de coca, dijo que radicó ante la Fiscalía el escrito de oportunidad de sus defendidos y su intención es demostrar que el ex diplomático uribista sí sabía lo que sucedía en su finca y no lo contrario, como ha argumentado desde que se descubrió el hecho.

Según aseguró el abogado Muñoz al medio bogotano, para llegar a esa negociación -que debe ser avalada por un juez-, los dos mayordomos prometieron contar lo que saben y aportar las pruebas a cambio de “la inmunidad total por sus testimonios”. «Ya tenemos protección porque una de las condiciones para ejecutar el principio de oportunidad es que mis clientes estuvieran protegidos», aseguró el defensor.

En uno de los puntos de colaboración, dijo el abogado, los mayordomos aseguran que Sanclemente “sí tenía conocimiento de las actividades ilícitas que se desarrollaban en la propiedad”, es decir, sabía de los tres laboratorios para procesar cocaína y lo que allí se estaba haciendo.

Según el abogado, “el mayordomo le comenta el tema y es él quien ordena arrendar las tierras para ese propósito ilícito”.

Hay que recordar que el 12 de febrero del 2020, la Fiscalía y la Policía encontraron tres laboratorios para el procesamiento de cocaína en una finca denominada Haras de San Fernando, en Guasca (Cundinamarca), propiedad de la familia de Sanclemente.